#Inter || OPINIÓN: CARTA ABIERTA DE UN FAN AL INTER DE MILÁN

Lo que van a leer a continuación es una carta escrita por Pelayo Rodríguez, redactor de la Serie A, a todos los que forman el Inter de Milán así como a Antonio Conte, actual técnico Nerazzurri. El texto contiene la opinión en primera parte de lo que sentí como fanático del club en esta temporada 2019-2020, para nada se refleja la opinión de la web del Señor del Balón o redactores que conforman la sección del Calcio de la misma.

Querido Inter de Milán:

Grazie mille volte. Soy Pelayo Rodríguez, un humilde fan del Inter de Milán que ha podido ver momentos de alegría y de tristeza en una temporada calificada como una guerra en el que “sálvese quien pueda” es el lema que mejor la puede definir donde estuviste tocando la gloria, después prácticamente desahuciado y que finalmente te dejó a un punto del Scudetto en la última jornada de este amado Calcio.

Imagen: Jugadores del Inter celebrando una victoria.

Antes de comentar nada, querría dar las gracias a la cabeza visible de que todo esto sea posible: Antonio Conte. Muchas gracias por las victorias conseguidas, por las sonrisas que nos sacaste, por las lágrimas que nos provocaste, por habernos ilusionado como a unos niños el día de Reyes y, sobre todo, por habernos hecho regresar a una final de la UEFA, en este caso la prestigiosa Europa League, diez años después de nuestra última final europea en la UEFA Champions League celebrada en Madrid, más concretamente en el Estadio Santiago Bernabéu. Te vas de vacío en esta tu primera temporada pero un héroe que resurge un proyecto no  necesita de títulos bajo su brazo para poder demostrar todo lo que vale y todo el respeto que merece. Por favor, sigue con nosotros otra temporada más, pues levantar un trofeo bajo tu nombre sería un orgullo con el que diga a mis amigos: “Sí, Antonio Conte es mi técnico”.

Imagen: Antonio Conte dando instrucciones.

Pasando a mis debilidades, llamadas jugadores, quiero darle las gracias al que considero mi “niño mimado”: Nicolò Barella. Llegabas en calidad de cedido desde el Cagliari como un chico con clase, con poder de mover la pelota pero muy tímido. Tus minutos sobre el verde han permitido que esa timidez se esfume de un plumazo y puedas hacer que seas una de las jóvenes promesas del fútbol italiano así como el hombre que más minutos vaya a cosechar en un futuro al frente de los éxitos de la Selección de Italia. Pasaste por momentos en el que las lesiones casi te privan de poder jugar entre tramo final de temporada pero el destino sabe de lo que vales y ha permitido acelerar la recuperación para poder hacer las cosas correctas y marcar el tempo del juego en la sala de máquinas que últimamente tan bien funcionaba.

Imagen: Nicolò Barella controlando un balón.

Sin más quiero también agradecer de corazón al resto de los jugadores, y miembros del staff técnico, toda su gran labor, profesionalidad y humildad por hacer que hubiésemos soñado con la Coppa Italia, hubiésemos rozado el Scudetto y hayamos soñado con la UEFA Europa League. Ahora toca descansar la menta y hacer una buena preparación deportiva para poder seguir siendo los favoritos en todas las competiciones en las que el nombre del Inter de Milán esté presente.

Pelayo Rodríguez, un Nerazzurri más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *