Nervios a flor de piel. ¡¡Comienza la final!! Ambos clubes saltaron al RheinEnergieStadion de Köln con la intención de llevarse la victoria y por tanto la UEFA Europa League. En un desangelado y sosegado estadio el himno de la competición sonaba con el eco que se formaba al golpear la voz contra el polvoriento plástico de unas gradas que están de luto, de luto por no poder estar acompañados de su amigo más fiel en éstos momentos: la afición. Una vez se saludaban los jugadores y se organizaba el saque, favoreciendo al Inter de Milán, ambos jugadores más el trío arbitral se preparaban para demostrar que el buen fútbol es el mejor de los tratamientos en la época que estamos viviendo por el auge sanitario del Covid-19. Señoras, señores, la final va por ustedes.

Imagen: Diego Godín rematando un balón.

GOLPEA UNO Y CONTESTA EL OTRO

El partido comenzaba con una intensidad demostrada no llegado ni el minuto uno cuando el carrilero derecho Daniele D’Ambrosio golpeaba en el rostro del lateral izquierdo Sergio Reguilón, permitiendo que Suso colgase un balón que terminaría en saque de banda para los españoles. En la contra venida del mismo saque de banda el belga Romelu Lukaku tendría un penalti provocado por Diego Carlos, el cuál fue apercibido, y provocaría que el mismo delantero Nerazzurri pusiese el primer gol en el luminoso en el minuto cinco de la primera parte. Error de novato del defensor brasileño hispalense. Parecía que los de Julen Lopetegui tendrían un saque de esquina en el minuto diez para poder empatar la contienda pero el centro del argentino Ever Banega no terminaría en buen puerto y el esférico tendría que salir del área italiana para poder ingeniar una nueva jugada de estrategia que requeriría de altos vuelos.

Imagen: Romelu Lukaku fallando una ocasión de gol.

Quien la sigue la consigue y el delantero holandés Luuk de Jong remataría un excelente esférico adelantándose al uruguayo Diego Godín a centro del capitán Jesús Navas. Doce minutos y el partido estaba más vivo que nunca. La polémica volvería a estar en área sevillista cuando Nicolò Barella chutaría a portería y fue Diego Carlos quien desviaría el esférico con la mano. Fueron tales las protestas que el propio Antonio Conte sería amonestado por protestar y encima encararse con el argentino Lucas Ocampos. Al árbitro se le estaba yendo el encuentro de las manos, ya que eran muchas las faltas que se estaban sucediendo y escasas, por no decir ninguna, el número de tarjetas que se estaban mostrando. Se llegada al minuto 30 de encuentro, los italianos estaban cómodos sacando el balón jugado desde atrás frente a unos hispalenses que intentaban subir líneas ofensivas para poder evitar esta comodidad de los que ejercían como locales en el electrónico.

Imagen: Diego Carlos cometiendo penalti sobre Romelu Lukaku.

En el minuto 33 el argentino Ever Banega colgaría un esférico desde línea de tres cuartos de campo italiano para que nuevamente Luuk de Jong rematara en el segundo palo, poniendo así el esférico en la escuadra del palo largo de Samir Handanovic. En una falta similar pero para el lado contrario el uruguayo Diego Godín empataría la contienda en el minuto 36 a pase milimetrado de Marcelo Brozovic. ¡¡Menuda final!! Con una tremenda estirada de Samir Handanovic, tras una falta puesta por Ever Banega, el colegiado diría que no habría córner y sí un descanso que permitiría bajar las revoluciones.

Imagen: Diego Godín celebrando su gol. Fuente: @EuropaLeague.

UNA SENTENCIA SUFRIDA

La segunda parte comenzaba con saque de esquina de mano del Sevilla que ya se colaba en los primeros compases de los últimos 45 minutos en el área italiana hasta el punto de generar una ocasión no muy peligrosa, pero ocasión. El Inter de Milán no se achararía y en el minuto 51 Roberto Gagliardini, una de las promesas salidas de la cantera de la Atalanta, tendría un esférico dormido rozando el área sevillista pero taparía muy bien el hueco el brasileño Diego Carlos con una estirada más propia de un guardameta que de un defensor. En el minuto 58 el carrilero izquierdo inglés Ashley Young buscaría sorprender desde línea de tres cuartos, pero su disparo se iría rozando el larguero defendido por el guardameta marroquí, cedido por el Girona Club de Fútbol, Yassine Bounou. El propio meta sería protagonista en el minuto 65 tras sacar pie abajo en un mano a mano contra el belga Romelu Lukaku para seguir manteniendo el empate en el electrónico.

Imagen: Diego Carlos rematando de chilena.

Malas noticias llegadas a orillas del Nervión cuando el argentino Lucas Ocampos no podía seguir, siendo sustituido en el minuto 70 en favor de su compañero Munir. En la misma pausa los médicos del club aprovecharían para ponerle un vendaje a Diego Carlos en el muslo de su pierna derecha. A balón parado llegaría el golazo del brasileño Diego Carlos de chilena, con la ayuda de Romelu Lukaku, para introducir en el minuto 75 el esférico dentro de la red rival para poner al Sevilla por delante en el luminoso y que se estaba acercando a su sexta Europa League. Jules Kounde se vestiría el mono de salvador al evitar que el balón rematado por el chileno Alexis Sánchez entrara llorando en la meta que están defendiendo los suyos.

Imagen: Diego Carlos celebrando su gol.

Seis minutos de alargue y no se llevaban ni 30 segundos y el recién entrado Antonio Candreva metería susto en el cuerpo de los sevillistas cuando casi marca el gol que hubiese puesto en otra tesitura a ambos clubes. Finalmente en el minuto 96 el encuentro terminaría con la victoria, por la mínima, del Sevilla Fútbol Club para así proclamarse como campeón de la UEFA Europa League por sexta vez consecutiva en su historia, haciendo así seis de seis. El Inter de Milán acarició su cuarto trofeo pero se fueron con el orgullo intacto y manchado de sudor.

Imagen: Julen Lopetegui siendo manteado por sus jugadores. Fuente: @UEFAcom_es.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

SEVILLA FC: Bono – Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos (Gudelj, 86′), Reguilón – Joan Jordán, Fernando, Ever Banega – Lucas Ocampos (Munir, 71′), Luuk de Jong (En-Nesyri, 85′), Suso (Vázquez, 77′).

INTER DE MILÁN: Samir Handanovic – Bastoni, de Vrij, Diego Godín (Antonio Candreva, 90′) – Ashley Young, Gagliardini (Christian Eriksen, 78′), Marcelo Brozovic, Nicolò Barella, Daniele D’Ambrosio (Victor Moses, 78′) – Lautaro Martínez (Alexis Sánchez, 78′), Romelu Lukaku.

TARJETAS AMARILLAS SEVILLA FC: Diego Carlos (4′), Ever Banega (45′).

TARJETAS AMARILLAS INTER DE MILÁN: Antonio Conte (18′), Nicolò Barella (41′), Bastoni (55′), Gagliardini (73′).

ESTADIO: RheinEnergieStadion (Köln, Alemania).

ÁRBITRO: Danny Makkelie (Países Bajos).

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: