#UDAlmería || LAS NOTAS DEL ALMERÍA (I): PORTEROS Y ENTRENADORES

Repasamos las actuaciones de la plantilla indálica.

Desafortunadamente, la temporada de la UD Almería llegó a su fin tras quedar eliminado en las semifinales de los Play Off de ascenso a Primera División y, con ello, el sueño de todo el equipo y afición de poder competir la siguiente campaña en la máxima categoría del fútbol español. Por ello, nos disponemos a valorar el desempeño de sus protagonistas de forma individualizada, comenzando por los guardametas y técnicos (del 0 al 10):

Fernando ataja el esférico en La Rosaleda // Fuente: LaLiga.

Fernando: 7,5.

Uno de los mejores de la temporada. Supo llevar su suplencia en detrimento de René Román durante varias campañas y nunca puso una mala cara, siendo un completo profesional de los pies a la cabeza. Esperó su oportunidad y, cuando le llegó, no la dejó escapar. Ha demostrado que es un portero más que solvente. Aporta seguridad y no comete errores infantiles. Su ausencia se notó en los Play Off, donde le sustituyó Sivera sin demasiada fortuna. No debería haber dudas en cuanto a su titularidad de cara a la próxima temporada.

Sivera encaja un gol ante la SD Huesca.

Sivera: 3,5.

Es cierto que ha cometido errores de bulto (falta de contundencia en el gol del Girona del pasado domingo, un penalti ante el Rayo donde el VAR le echó una mano…), pero no podemos ser tan críticos con él. Debemos ponernos en su situación: se encuentra en el Alavés a la sombra de Pacheco, recala en el Almería con posibilidades de ser titular, pero Fernando defiende meritoriamente su puesto… y, cuando parecía que la temporada llegaba a su fin, le toca defender la meta indálica en unos intensos Play Off donde un fallo te deja en la lona. Por ello, debemos ser permisivos con él y no culparlo de todos los males. Ahora bien, su temporada no ha sido la esperada y no consiguió el objetivo de convertirse en titular indiscutible para Guti o Mario Silva, por lo que no se le puede dar una mayor calificación.

René saluda a la afición rojiblanca.

René: 6.

Su ausencia se notó más que su presencia, ya que es un capitán de los de verdad. De los que no quieren acaparar los focos de la prensa y dan la cara en los momentos difíciles, de los que motivan al vestuario desde dentro, de los que dirigen de manera eficaz y de los que sienten el escudo como nadie. A sus 36 años, la directiva decidió cederlo a la SD Ponferradina, donde ha sido titular indiscutible. Sin embargo, desde aquí se le valora única y exclusivamente por su rendimiento en el Almería.

En los 15 encuentros en los que defendió la elástica rojiblanca esta campaña, no se le recuerda ningún error y consiguió mantener al equipo en lo más alto de la clasificación. La defensa propuesta por Pedro Emanuel le permitió no gozar apenas de trabajo, por lo que cumplió cuando hizo falta. Su marcha se notó en exceso dentro del vestuario.

Óscar Fernández, en su presentación como nuevo entrenador del Almería.

Óscar Fernández: s/c.

Una pena que la nueva directiva cesara al ex técnico del Atlético de Madrid B. Sin embargo, no se le puede calificar, ya que sólo pudimos ver pinceladas de su juego y un par de amistosos sin más. En su defensa, Pedro Emanuel ya expresó en su día que, cuando se hizo cargo del plantel indálico, el equipo había estado muy bien dirigido por Óscar. De hecho, el preparador luso apenas hizo cambios durante las primeras jornadas y el club fue como un tiro. Seguro que el futuro del entrenador valenciano le deparará una gran aventura.

Pedro Emanuel, en rueda de prensa.

Pedro Emanuel: 7,5.

Supo contener la euforia del cambio de propietario manteniendo a la base de la campaña anterior en el once inicial. Destacaron jugadores como Sekou, Aguza o Chema Núñez. Lentamente, fue introduciendo variantes al once, con las entradas estelares de Maras, Lazo, Vada o Balliu. Con ello, el club indálico se colocó en ascenso directo durante las 14 jornadas que aguantó en el cargo. Muchos aficionados siguen pensando que con él al frente se hubiera ascendido. Además, los jugadores confiaban al 100% en su forma de dirigir dentro del vestuario.

Defensivamente, el equipo apenas concedió goles en contra… aunque se les resistían los tantos a favor. Sin embargo, debemos destacar que todavía no habían entrado en dinámica jugadores como Darwin Núñez, Appiah o Juan Muñoz.

José María Gutiérrez, en el banquillo rojiblanco.

José María Gutiérrez: 4

Su llegada fue toda una sorpresa para todos. Ya no sólo por el buen hacer de su predecesor, sino por tratarse de un debutante en LaLiga Smartbank y de un mito madridista. Con él al frente, el equipo reaccionó en su justa medida y aguantó el tipo en los puestos más altos de la clasificación. El descubrimiento de Juan Muñoz como enganche y la apuesta por una defensa de cinco llevaron su sello. Además, fue partícipe de la única remontada que el cuadro rojiblanco ha realizado esta temporada (3-1 ante el CD Mirandés) con un cambio de dibujo excepcional.

Sin embargo, la irregularidad y las excesivas rotaciones acabaron por desquiciar al equipo que, tras el famoso partido en Soria, dejaron de confiar en su figura. Finalmente, se marchó sin pena ni gloria, dejando al club en tercera posición.

Mario Silva, en rueda de prensa.

Mario Silva – Nandinho: 3

La marcha de José María Gutiérrez dejó al club al borde de exceder el límite salarial, por lo que no le quedó otra que confiar en empleados de la casa, como fueron Nandinho (entrenador del Almería B) y Mario Silva (director de la cantera de la UDA). Desafortunadamente, no hicieron sino empeorar los guarismos registrados por sus antecesores.

Fueron los detonantes de la ilusión en la afición rojiblanca, que vieron cómo se escapó el último tren del ascenso directo en Ponferrada. Finalmente, Nandinho regresó para seguir al frente del filial rojiblanco y Mario Silva dimitió y recaló en el Rio Ave de la Liga NOS, una vez terminada la temporada regular y clasificando en cuarta posición a los almerienses.

José Gomes, en Montilivi.

José Gomes: 4

Gracias a la dimisión de Mario Silva, la UDA encontró un resquicio legal por el cual pudo hacerse con los servicios de un técnico con algo más de experiencia sin rebasar el límite salarial interpuesto por LaLiga. Ya fue tanteado en anteriores ocasiones por Turki Al-Sheikh y por fin lo consiguió contratar una vez terminó la temporada en la liga portuguesa. Logró la salvación del Marítimo y, a los dos días, viajó hacia Almería para luchar por unos Play Off que ha acabado perdiendo.

La ilusión rojiblanca quedó en nada una vez se estrenó el preparador luso en Montilivi, dando entrada a jugadores algo discutidos como Costas, Ozornwafor o Callejón y haciendo uso de una defensa de cinco. Una idea bastante rácana que buscó el empate a cero desde el inicio. El experimento le salió mal y, en la vuelta, dio continuidad a lo que la plantilla estaba acostumbrada: un 4-2-3-1 con Juan Muñoz de enganche. También cayó en la vuelta.

Sin embargo, son sólo dos partidos en los que lo hemos podido valorar, además de que, al parecer, continuará ligado a la UDA. Por ello, será la próxima temporada cuando podamos realmente ver qué clase de entrenador es.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *