#LaLiga || LA LIGA DE LOS DESPACHOS

@FutTotal8

Los últimos acontecimientos que están aconteciendo en la Liga Smartbank por la suspensión del partido entre el C.F. Fuenlabrada y el R.C. Deportivo de la Coruña han provocado una gran diversidad de protestas y reclamaciones. Las decisiones que están tomando tanto la entidad de La Liga y como la RFEF (Real Federación Española de Fútbol) tampoco ayudan a que las aficiones de los clubes estén conformes con las soluciones que se plantean.

Imagen: Afición del Deportivo de la Coruña

De este modo, los equipos implicados, al igual que otros muchos equipos afectados por la decisión de suspender el partido, proponen unas soluciones que puedan llegar a adulterar la competición, es decir, soluciones que dependan de los despachos de las entidades involucradas. Aunque este no sería la primera vez en la que la competición se pueda ver afectada por decisiones en los despachos de la órgano competente.

Anuncios

Para poder entender otro de los grandes escándalos del fútbol español habría que viajar en el tiempo, concretamente a aquel verano de 1995 tan convulso en el que entran en juego cuatro equipos de la LFP (Liga de Fútbol Profesional), conocida actualmente como La Liga, como eran el Sevilla, Celta, Albacete y Real Valladolid.

Imagen: Logotipo de la Liga Profesional de Fútbol

En aquella época, la LFP ordenaba la transferencia del 5% a todos los equipos de la competición según sus presupuestos, lo cual que serviría como un aval con el fin mantener una especie de fair play financiero de la época.

Así pues, todos los equipos tenían que realizar dicha transferencia, pero, en este caso, el Sevilla y el Celta no cumplieron dicha normativa económica y, por ello, recibieron un comunicado por parte de la LFP que nadie esperaba: ambos equipos descenderían automáticamente a Segunda División B. Esta decisión hizo que las aficiones de ambos equipos salieran a la calle a protestar ya que lo consideraban como una tremenda injusticia.

Imagen: Manifestación de la afición del Sevilla

Por otro parte, esta decisión beneficiarían a dos equipos que iban a descender a Segunda División: Albacete y Real Valladolid. De este manera, ambos equipos suplirían las plazas tanto del Sevilla como del Celta en Primera División.

Anuncios

Esta situación provocó que tanto en Sevilla como en Vigo se llevasen a cabo manifestaciones durante largos días, donde la afición de cada equipo llenaría las calles de cada ciudad con el fin de luchar por la salvación. Mientras esto sucedía, las entidades estarían oficialmente en Segunda División B, aunque, tras una serie de reuniones, la LFP decidió tomar una decisión al respecto: El Sevilla y el Celta mantendrían su plaza en la 1ª División Española.

Imagen: Manifestación en Vigo de los aficionados del Celta de Vigo

Una vez tomada la decisión, la situación del Albacete y del Valladolid quedarían en el limbo ya que se habían hecho a la idea de mantenerse en la máxima categoría. Finalmente, la LFP optó por la opción más sencilla y decidieron que hubiese una liga de 22 equipos, por lo que los cuatro equipos implicados tendrían un puesto en Primera División.

Esta liga tan atípica únicamente duraría 2 temporada y, tras finalizar la temporada 1996/97, se tomó la decisión de descender a 4 equipos al mismo tiempo, donde se encontraban casualmente el Sevilla y el Albacete. Desde entonces, la Segunda División Española consta de 22 equipo, en vez de los 20 equipos que integraban dicha competición anteriormente.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: