#LiverpoolFC || EL ROCK AND ROLL DE KLOPP

Antes de llegar al Liverpool, Jürgen Klopp había hecho muy buen papel en el Borussia Dortmund. Ya tenía las características propias de entrenador grande, habiéndose proclamado campeón de la Bundesliga alemana en dos ocasiones o subcampeón de la Champions League de 2013, que terminó perdiendo en la final frente al Bayern.

Cuando llegó al equipo de Anfield, decidió empezar a modelar un equipo que lo llevaría hasta ser campeón de Europa en la Champions de 2019, pero ese camino ha sido muy largo.

Fichajes no tan oídos y que han dado un rendimiento excelso como Robertson, fichado por nueve millones procedente del Hull City, Oxlade-Chamberlain, aunque en menor medida, ya que se lesionó en un momento clave en la Champions de 2018, lo que le hizo perderse el mundial de Rusia con Inglaterra, o incluso Mané o Salah.

Anuncios

Los primeros años en Liverpool fueron duros, con derrotas como la final de Europa League frente al Sevilla en 2016. Sin embargo contó con la confianza plena de un equipo que creía en él, al igual que la directiva del equipo ‘red’. Klopp, tiene esa esencia de entrenador grande, de saber sacar el máximo partido de sus futbolistas y de sobretodo, enganchar con la grada. A todo esto, se ha sumado el descubrimiento de Trent-Alexander Arnold, lateral con cualidades de centrocampista, pero de los que marcan época. Ha confeccionado una de las mejores plantillas del mundo pero siempre basándose en su estilo: ‘el rock and roll de Klopp’.


Cuando el Liverpool fichó a Mohamed Salah o Sadio Mané, procedentes de la Roma y del Southampton respectivamente y ambos por algo más de 40 millones de euros, nadie se pensaba que iban a convertirse de la mano del entrenador alemán en unos jugadores totales, diferenciales y muy goleadores.


Salah, el año del Mundial de Rusia, hace un año impresionante con 32 goles en Premier League y 10 en Champions, lo que le permite estar entre los mejores futbolistas del planeta.

Anuncios

Tanto Salah como Mané, junto a Roberto Firmino han formado un tridente letal, capaz de desajustar defensas en muy pocos toques.
A todo esto se le suman los fichajes de Virgil Van Dijk, qué decir del gigante holandés, Alisson, tremendo portero, como ha demostrado con paradas impresionantes como la que le hizo a Arkadiusz Milik, delantero del Napoli en el último partido de la fase de grupos de la pasada Champions que habría supuesto la eliminación de los ‘reds’ de la máxima competición europea que posteriormente acabaron ganando, o Fabinho, el espigado jugador brasileño que es parte de ese eje vertebral y que desde que llegó a Anfield se ha convertido en pieza angular de este proyecto. Todos ellos han terminado de complementar un equipo que lo tiene todo.

El rock and roll de Klopp tiene dos permutas muy claras: presión asfixiante y un ataque muy vertical. Todos reman en la misma dirección y lo más importante, todos creen y confían en la figura de un entrenador que está marcando un antes y un después en el fútbol inglés. También los futbolistas cuentan, a su vez, con el inestimable apoyo de unos hinchas que abarrotan Anfield, templo del fútbol, todos los partidos y que como ya saben, ellos nunca caminarán solos.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: