Un partido a la altura de los equipos. El partido arrancaba en un desértido Stadio Guiseppe Meazza con la intención de hacerse con la victoria un Inter de Milán de Antonio Conte que tenía que hacer sus deberes y esperar a lo que pueda hacer mañana la Juventus de Turín frente al Udinese, pudiendo apurar así al máximo sus opciones para poder luchar por el Scudetto en el sprint final de la descafeinada temporada 2019-2020. En un desangelado y sosegado estadio donde el himno del campeonato sonaba con un eco aterrador producido por los constantes golpes contra el seco plástico y el acumulado polvo de unas butacas que ni sentían ni padecían. Una vez se saludaron los jugadores y se organizaba el saque, favoreciendo a la Fiorentina, el partido daba comienzo y los nervios de los anfitriones estaban en el aire.

Imagen: Alexis y Ribéry disputando un balón. Fuente: @Inter_es.

AVISOS PERO NADA CLAROS

El partido comenzaba con unas claras intenciones de una Fiorentina a la que se le anularía una acción peligrosa en el área del Inter al estar Patrick Cutrone, ex jugador del AC Milan, en posición antirreglamentaria. A los pocos segundos sería el Inter quien pisaría zona rival donde Candreva intentaría crear peligro con un centro que no acabó en buen puerto. En el minuto cuatro los Nerazzurri tendrían la ocasión más clara hasta el momento cuando la Fiorentina casi mete en su propia portería y a posterior tiro del belga Romelu Lukaku que intervino el guardameta Viola desviando un disparo fuerte y raso a saque de esquina. Tras un poco de incertidumbre Romelu Lukaku haría una delicatessen de pase a Candreva que pondría un centro desviado con Terracciano que cazaría Nicolò Barella a la salida del área y que volvería a sacar el guardameta italiano a otro saque de esquina como ya habría hecho anteriormente.

Imagen: Candreva siendo sustituido.

A los 17 minutos el danés Eriksen pondría un centro exquisito al punto de penalti para que el belga Romelu Lukaku rematara a placer pero su centro se estrellaría en el poste de la portería de la Fiorentina. Justo tuvo un pequeño susto Stefan de Vrij en el minuto 21 y se pudo apreciar la forma que tenía llover en la zona de Lombardía como si Milán en ese momento estuviese bajo una cascada de agua. Finalmente se confirmaba una pequeña lesión del holandés Stefan de Vrij cuando en el minuto 22 tendría que entrar en su lugar el italiano Andrea Ranocchia. Otra vez en el minuto 33 volvería a intervenir Terracciano al volver a desviar a saque de esquina un tiro del belga Romelu Lukaku, parecía que el delantero del Inter soñaría con el guardameta italiano. Cuando todo parecía tranquilo la Fiorentina intentaría sorprender a balón parado con un remate del argentino Germán Pezzella pero se iría muy desviado por encima de la portería de Handanovic. Sin nada más por comentar el partido llegaría al descanso con un aburridísimo 0-0 que al Inter de Milán no le servía para nada y a la Fiore ni le iba ni le venía.

Imagen: Diego Godín disputando un balón con Ribéry.

UN PACTO DE NO AGRESIÓN

La segunda parte comenzaba sin cambios en ninguna de las dos escuadras. El primer golpe encima de la mesa lo daría el Inter de Milán cuando el inglés Ashley Young pondría un espectacular centro a Candreva que remataría a placer para poner el primer gol para los suyos, quedando la acción anulada por fuera de juego tras el aviso del VAR al colegiado del encuentro. Mientras tanto Dalbert, jugador cedido por el Inter, tuvo que ser sustituido al caer lesionado por lo que entraría el español Pol Lirola en su lugar. Al momento Romelu Lukaku daría un excelente pase al chileno Alexis Sánchez que estrellaría en el poste al desviarlo Terracciano cuyo rebote le caería en sus propias manos. Pero la Fiorentina no se quedaría atrás y el italiano Gaetano Castrovilli tendría una ocasión clara dentro del área Nerazzurri pero no sería problemas para el guardameta Samir Handanovic. La realización de la retransmisión tendría a bien sacar una estadística en el minuto 59 donde mostraría diez saques para el Inter y cero para la Fiorentina.

Imagen: Eriksen tapando un pase de Badelj.

A los dos minutos de haber sacado un saque de esquina Eriksen botaría una falta muy buena para que el italiano Gagliardini rematara en el punto de penalti libre de marca, saliendo su disparo desviado rozando el palo de la portería Viola. En el minuto 79, y tras una contra de libro, tanto Federico Chiesa como Pol Lirola pudieron haber anotado el primer tanto de la noche pero nuevamente el meta Samir Handanovic ejercería de capitán y volvería a salvar a los suyos. El partido se estaba calentando. Sin nada más trascendental el encuentro finalizaría con el mismo resultado con el que el comenzaría y los de Antonio Conte decían prácticamente adiós a la pugna por el Scudetto así como deja con un punto a una Fiorentina que sigue tranquila en mitad de tabla.

FICHA TÉCNICA DEL ENCUENTRO

INTER DE MILÁN: Handanovic – D’Ambrosio (Bastoni, 70′), de Vrij (Ranocchia, 23′), Diego Godín – Candreva (Moses, 69′), Nicolò Barella, Gagliardini (Brozovic, 76′), Ashley Young – Eriksen – Romelu Lukaku, Alexis Sánchez (Lautaro Martínez, 69′).

AC FIORENTINA: Terracciano – Martín Cáceres, Germán Pezzella, Milenkovic – Dalbert (Pol Lirola, 51′), Gaetano Castrovilli, Badelj (Pulgar, 75′), Duncan (Ghezzal, 58′), Venuti – Ribéry (Federico Chiesa, 75′), Patrick Cutrone (Kouame, 58′).

TARJETAS AMARILLAS INTER DE MILÁN: Nicolò Barella (76′).

TARJETAS AMARILLAS AC FIORENTINA: Martín Cáceres (79′), Gaetano Castrovilli (57′), Ribéry (43′).

ESTADIO: Stadio Guiseppe Meazza (Milán).

ÁRBITRO: Piero Giacomelli.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: