#Opinión || EL GETAFE SE QUEDÓ FUERA DE EUROPA POR MERITOS PROPIOS.

El fútbol es un deporte donde acaba ganando la constancia y el trabajo. Si un día bajas la guardia, puedes sufrir las consecuencias. Y esto ha sido lo que le ha pasado al Getafe. Tras el parón no encontró continuidad en sus resultados. Antes del parón el Getafe iba cuarto con 46 puntos, y acabó octavo con 54.

Bien es cierto que el parón ha sentado mal a muchos equipos. Por ejemplo, su perseguidor, la Real. A otros equipos, el parón les ha sentado bien, por ejemplo, el Villarreal o el Granada. Al final, este parón era inesperado, y a algunos unos equipos les cortó la racha. Pero una cosa, no quita la otra. Un parón inesperado y una situación extraordinaria, que no estaba en los planes de nadie, no quita que salgas al terreno de juego sin ganas.

Anuncios

El Getafe no empezó bien. Perdió frente al Granada en el primer partido del año que le remontaban tras adelantarse. Fueron dos fallos defensivos graves, irrisorios en un Getafe que casi siempre se sostiene primero en su defensa. Y a partir de ese partido, todo fue cuesta abajo. Empate ante el colista en un partido que no tuvo absolutamente nada, en el que el Espanyol jugó con diez la mayoría del partido, y el Geta se confió, y por poco no perdió el partido.

Tras ese partido, que en parte desesperó a la afición madrileña, las alarmas comenzaron a sonar. Tal vez, el más optimista pensaba en que al conjunto azulón siempre le costaba arrancar tras un parón. Pero esto no era costar, era falta de ganas. El partido frente al Eibar no fue nada mejor. Sí, al principio salió a ganar el partido, salió a intentar llevar las riendas del partido. Pero al final acabó dependiendo del VAR para salvar aunque fuese un punto. Un empate a 1 que volvió a ocurrir por un fallo defensivo y de concentración tras una segunda jugada en una falta.

No era normal tanto fallo defensivo en tres jornadas. La defensa azul fallaba, y los delanteros no tenían casi oportunidades de marcar, porque no llegaban balones. Tres partidos malos, tres partidos de los que no tienen nada interesante para el espectador. Tres partidos que sacaban de sus casillas al aficionado.

Anuncios

El partido frente al Valladolid fue diferente. El Geta lo pudo ganar, lo luchó hasta el final, y tuvo más de una ocasión para acabar llevándose los tres puntos. Le condenó lo mismo que en los últimos partidos, un fallo de Djené que acabó en penalti, y Enes Ünal no falló. Parecía que por fin el equipo madrileño despertaba, y se volvía a tener ilusión en acabar consiguiendo el objetivo. Mientras el Geta empataba, al Atleti le dio tiempo a adelantarle, y el Granada y el Villarreal se acercaban lentamente.

A la siguiente jornada, el Geta logró su primera (y única) victoria desde el confinamiento. La victoria frente a la Real Sociedad también tuvo sus quejas, porque aunque el equipo ganó, no convenció en absoluto. A pesar de que el segundo gol llegó tras una pillería de Jorge Molina, que llevaba perdido varios partidos, siguió sin convencer la manera de afrontar los partidos. Y lo que parecía el inicio de una racha, volvió a lo que era antes: una caída sin frenos.

Anuncios

En los siguientes 6 partidos el Getafe perdió cuatro partidos, y empató dos. Eso acabó penalizando al equipo. Por estos resultados, está en entre dicho el trabajo de Bordalás estos 11 partidos.

Esto está claro: algo ha fallado. Y no sabemos si ha sido el mister, o si han sido los jugadores. Fuentes cercanas al club dejan claro que la relación entre Ángel Torres y Bordalás está tensa estos últimos días, porque el entrenador no ha salido desmintiendo las informaciones que le colocan en el banquillo del Valencia, mientras él pido completa implicación a los jugadores.

Y ese es otro punto. Durante la cuarentena, el técnico alicantino se dejó querer, mencionando que le encantaría entrenar en Italia. ¿Es posible que estas palabras hicieran daño dentro del vestuario? Al fin al cabo, pides a tus jugadores que estén al cien por cien concentrados, y tú te dejas querer. Y es cierto que la actitud del técnico este último mes ha estado lejos de lo que estábamos acostumbrados a ver.

Anuncios

Con todo esto, juntando la falta de actitud, la falta de juego y demás, el Getafe se mereció quedar fuera de Europa. Se quedó fuera por méritos propios y por méritos de los que venían detrás suya. El conjunto madrileño falló, y el resto acertó.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: