#EspanyolCelta || EL CELTA SE SALVA SIN CUMPLIR

El Real Club Celta jugará la temporada que viene en LaLiga Santander, pero no por sus méritos propios en la última fecha, sino porque el Club Deportivo Leganés no consiguió vencer al Real Madrid.

Hizo Cordero Vega sonar su silbato para que arrancase el que, como mínimo hasta dentro de un año será el último en LaLiga Santander del RCD Espanyol. Su rival, el Celta, tratando desde el primer minuto que a diferencia de su oponente pueda seguir en la élite del fútbol español.

Nada más comenzar, se palpaba las mariposas en el estómago celeste debido al vértigo que propiciaba la ocasión, a pesar de que su técnico, Óscar García Junyent, dejó claro en rueda de prensa que quien tuviese miedo se quedase en su casa.

Llegó el primer tanto, pero no en el RCDE Stadium. Sergio Ramos adelantó al Madrid, lo que suponía una bombona de oxígeno para los vigueses, que a pesar de conocer el gol del club blanco no relajó su ímpetu de cara a la portería.

La primera, sin contar una falta botada por Iago Aspas que impactó con la barrera, la tuvo Wu Lei. Tras no atinar en el remate en primera instancia, se volteó y sacó un disparo que se marchó bastante cerca del palo derecho del marco defendido por Iván Villar.

Fue también el delantero chino quien tuvo la segunda clara del partido, tras un precioso eslalon cargado de velocidad erró en el remate, marchándose alta.

En el 45′, llegó el primer gol al encuentro, aunque después fue anulado gracias al VAR. No consistió en un fuera de juego o una mano, como suele ocurrir, sino que el balón impactó en el colegiado cuando iba a cortar el pase Filip Bradarić. Tras tocar en el árbitro, benefició a los catalanes, pues llegó a los pies de Wu Lei, quien asistió a Adri Embarba, firmando un golazo desde fuera del área tras unas bicicletas y el posterior zurdazo.

Mientras, el Leganés empató al Real Madrid en Butarque, obra de Bryan Gil, pero a los pepineros solo le valía la victoria y que el Celta no venciese.

Al descanso llegó el partido en el que el cuadro olívico, que tendría que haber saltado a comerse el césped, fue inferior a un Espanyol ya descendido.

Al salir de vestuarios, los gallegos salieron mucho más enchufados al verde, tratando de asfixiar a los pericos en la salida de balón.

Ante la ausencia de goles en Cornellà, otro llegó en la capital. Marco Asensio volvió a poner por delante al Real Madrid, lo que acercó aún más al Celta a quedarse en LaLiga Santander. Denis Suárez, que no fue convocado debido a que se lesionó ante el Mallorca, lo celebró con efusividad en la grada junto a sus compañeros, aunque de manera silenciosa.

Volvió a avisar el equipo local con un derechazo del Monito Vargas que se marchó desviado por línea de fondo.

Fue pasada la hora de partido cuando empezó a mandar el equipo vigués, controlando el balón y llegando en repetidas ocasiones a la meta de Oier tras unos aciagos sesenta minutos.

Volvió a tenerla el cuadro gallego, con una excepcional maniobra de Iago Aspas, que se zafó de David López con una bicicleta y trató de asistir a un Pione Sisto que no llegó al remate.

En el 82′, siendo conocedor de que Assalé volvió a empatar el encuentro en Madrid, Iago Aspas emprendió una carrera que finalizó con un zurdazo con rosca, que envió Oier a córner. Lo dirigió Olaza a la cabeza de un recién entrado Okay Yokuslu que a punto estuvo de anotar.

Así se llegó al final del partido, con el miedo en las piernas ya que un gol del Leganés mandaba a segunda a un Celta que no reaccionó en ningún momento a pesar de haberlo tenido siempre en su mano.

Finaliza así LaLiga Santander, siendo el CD Leganés el último en descender y el Real Club Celta de Vigo el último en salvarse in extremis.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: