#SDHuesca || SD HUESCA, UN RETORNO HISTÓRICO

Con el descenso sufrido por los oscenses la pasada temporada, el Huesca volvía a segunda división un año después. La temporada comenzaba con incertidumbre debido a las numerosas bajas sufridas, jugadores cedidos que volvían a su destino, ventas de jugadores importantes, provocaban que en la temporada siguiente los oscenses tuvieran que hacer una gran reconstrucción.

Con un núcleo de jugadores como Pulido, Ferreiro o Luisinho el Huesca intentaría volver a la máxima categoría. Pero llegó un gran escollo, el Caso Oikos, el presidente de la entidad altoaragonesa por ese entonces era detenido por un caso de amaños y apuestas en el fútbol. Este caso provocó que el club tuviera una nueva dirección y que con la apertura del mercado de fichajes el director deportivo tardara más tiempo en realizar los primeros fichajes.

Esos fichajes tardaron en llegar, pero llegaron: Josué, Cristo, Raba, Miguelón, Sergio Gómez, Seoane, Mosquera, Mikel Rico…. y así hasta 20 fichajes, sí 20, además la mayoría de estos eran cedidos, pero el más importante llegó de los últimos, era ni más ni menos que Okazaki, el japonés levantó pasiones en la presentación más multitudinaria del club.

Debido a la cantidad de fichajes, la afición del huesca se preguntaba: ¿Cómo funcionará la plantilla con tanto fichaje?

Tras solo ganar dos encuentros en los amistosos de pretemporada, el Huesca se enfrentaba a Las Palmas en la primera jornada, la primera victoria de la temporada llegaba en el primer encuentro, con gol de Gallar, todavía en el Huesca. Su puesto lo ocupó Dani Raba, el cántabro cedido por el Villarreal cuajaba un inicio de temporada fantástico: goles, asistencias y buen juego.

Sin salir de la zona alta, el Huesca conseguía victorias muy importantes frente a rivales directos como el Girona, Elche o Alcorcón; pero sin ser fiable, también cosechaba derrotas duras frente al Cádiz, Fuenlabrada o Lugo. Esta fue la tónica de la temporada, buen juego presentado por Míchel, pero no conseguía enlazar una racha larga de victorias, lo que le impedía ponerse en lo alto del Playoff.

Llegando al final de la primera vuelta con una importante victoria frente al Zaragoza en el derbi colocaba al Huesca 3º, solamente por detrás de Cádiz y Almería.

Pese a estar tercero en la tabla, se denotaba que al conjunto aragonés le faltaba algo en su plantilla, además de sobrarle alguna pieza también. Llegaron Rafa Mir y Mboula y se fueron Ivi, Seoane y Joaquín, estos dos últimos cedidos. 

Con el inicio de la segunda vuelta, el Huesca fue eliminado de la Copa del Rey por la Cultural y deportiva Leonesa, un mazazo que no supuso mucha desgracia en el Alcoraz, la prioridad era subir a primera división. Tras un mes de Febrero fatídico cosechando solamente una victoria frente al Almería, llegó el parón por el virus. Ahí fue donde el Huesca se reforzó y se convirtió en un equipo duro.

En el mes de Junio, únicamente el Mirandés consiguió vencer a los oscenses que iban en racha ascendente. También, hay que destacar la victoria conseguida el 29 de Junio en La Romareda, con un gol en el último minuto de Javi Galán, el Huesca conseguía los tres puntos muy importantes para un hipotético empate a puntos con los maños.

Así afrontaban los altoaragoneses el último mes de competición, victoria frente a Las Palmas, derrota en A Coruña, tres puntos en el Alcoraz frente al Alcorcón, descalabro en el Sardinero. Un mes irregular, que debido a los malos resultados de Zaragoza y Almería (rivales directos por el ascenso directo) posicionaba al Huesca como segundo clasificado.

Llegábamos a la cita marcada en el calendario: Huesca – Numancia, los oscenses dependiendo de sí mismos para lograr el ascenso, siempre mirando a los dos rivales por esa posición. El Huesca hizo sus deberes venciendo por 3-0, pero ni el Zaragoza perdiendo por 4-1 frente al Albacete, ni el Almería derrotado ante la Ponferradina por 2-1, hacían que los oscenses con todavía un jornada por disputar volvieran a Primera División un año después.

Este ascenso no hubiera sido posible sin su principal artífice, Míchel, el entrenador que los vallecanos llaman Míchel I de Vallecas debido a su también ascenso a primera división, impuso su estilo colaborativo de juego y motivó a los jugadores para conseguir el objetivo, él recompuso un equipo el cual estaba incompleto, no solo eso, sino que acertó con los fichajes claves de invierno y verano. Con muchas variantes en el 11, además de la competencia interna el técnico formó un equipo ganador.

Otra persona clave fue Rafa Mir, el delantero murciano llegó en el mercado invernal tras una no muy buena etapa en Inglaterra; volvía a España con una misión, marcar goles, y así lo hizo, pero no solo simples goles, sino que se convirtió en un revulsivo espectacular, ayudado de su 1’91 dio puntos importantes. Además de Rafa Mir, Shinji Okazaki, ha realizado una temporada muy completa en cuanto a goles, juego y adaptación a un nuevo país y un nuevo equipo, convirtiéndose en un ídolo de la afición oscense.

Así podríamos seguir con muchos de los jugadores de la plantilla, pero lo que importa es que todos ellos han formado un grupo en sintonía y han conseguido emocionar a una pequeña ciudad y afición que forman una GRAN FAMILIA.

EL HUESCA VUELVE A PRIMERA DIVISIÓN.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: