#RealZaragozaRealOviedo || LA VIDA ESTÁ EN JUEGO

La competición regular en LaLiga Smartbank va llegando a su fin y cada vez queda menos para despejar todas las incógnitas en cuanto a ascensos directos, puestos de playoff y descensos. En estas luchas están inmersos precisamente el Real Zaragoza -en la del ascenso directo- y el Real Oviedo -en la del descenso-, que se enfrentarán este domingo a partir de las 21.45 horas en el Estadio de La Romareda jugándose la vida a falta de tres jornadas.

El terreno de juego zaragocista todavía no ha visto puntuar a su equipo desde que volviera el fútbol en junio. Uno de los objetivos para los aragoneses es ése, ganar de nuevo en casa, pero el principal no es sino acabar con su mala racha y tener la opción de depender de sí mismo para ascender tras el tropiezo del Huesca. Por su parte, los asturianos vienen de dos victorias seguidas en el Tartiere pero también de dos derrotas consecutivas lejos de él. De ganar, los carbayones alcanzarían los 50 puntos y la salvación virtual.

EL REAL ZARAGOZA QUIERE Y PUEDE TENER EL ASCENSO EN SU MANO

El conjunto de Víctor Fernández debe conseguir los tres puntos en este partido. Es una realidad si quiere depender de sí mismo para lograr su tan ansiado objetivo, pues sus rivales -esta vez el Huesca– le han dado la enésima oportunidad para dejar encarrilado el ascenso. El problema está en La Romareda: el templo sagrado donde se congregaban unas 30.000 almas en aras de once guerreros donde ahora ya no se vive nada parecido. Cuatro derrotas en los cuatro encuentros disputados en ella frente a Alcorcón, Almería, Huesca y Rayo Vallecano: 0 de 12. Unos números que han de cambiar, pues ahora mismo el Zaragoza está el decimosexto en la tabla de locales, algo impropio de un equipo que lucha por el ascenso directo.

El capitán Alberto Zapater volvió a ser titular frente al Tenerife / Foto: Real Zaragoza

Le han mantenido sus cifras fuera de casa puesto que en la actualidad es el mejor visitante de la categoría: desde el retorno, dos victorias, un empate y la derrota en Montilivi –7 de 12-. Además, se ha recuperado a jugadores clave como Javi Puado o Vigaray, que deberían volver a su mejor tono por el beneficio colectivo, si bien también se ha perdido a otros como El Yamiq o Igbekeme, ambos por lesión.

Lo que todo aficionado zaragocista quiere es dejar atrás la mala dinámica hasta el momento para poder optar de nuevo a esa soñada segunda plaza.

CERCA DE LA PERMANENCIA, PERO FALTA UN PASO

Al Real Oviedo le queda poquito para alcanzar su objetivo, probablemente con una victoria más y otro empate sería suficiente. Y los azulones quieren hacerlo cuanto antes, si es en La Romareda mejor -campo maldito para ellos: no ganan desde hace casi 30 años, en la 90/91-. Por el momento, los del Cuco Ziganda llevan un notable bagaje desde el retorno de la competición con tres victorias (dos en casa y la del derbi asturiano en Gijón), tres empates y dos derrotas, ambas fuera de casa. Los asturianos han logrado sacar puntos importantes en el Tartiere para la salvación y a ello se aferran principalmente. La última victoria ante Las Palmas por 2-1 les dio la moral suficiente como para venir a romper el maleficio que tienen en Zaragoza.

Los carbayones en un entremiento previo al choque frente al Zaragoza / Foto: Real Oviedo

El equipo de Ziganda llega al partido de la jornada 40 con todos los hombres disponibles, incluido el tercer portero Alfonso Herrero, aunque tendrá que hacer un descarte en Zaragoza. Con el objetivo de puntuar, el Oviedo quiere seguir destrozando el maltrecho fortín aragonés para luego confirmar su permanencia en el Tartiere frente al ya descendido Racing de Santander. Ésa será su verdadera final y donde posiblemente puedan conseguir la permanencia de manera matemática.

En resumen, lo que se vivirá este domingo en la capital aragonesa es un duelo histórico del fútbol español con dos equipos que se juegan su vida deportiva, si bien con frentes distintos. Un encuentro que puede marcar el devenir de ambos en este final de campeonato donde ya se empieza a vislumbrar la luz al final del túnel. Donde todos quieren lograr sus objetivos. Donde todos quieren lograr la felicidad en el fútbol.

Miguel Majarena

Estudiante de Periodismo en la Universidad de Zaragoza y amante del deporte y, sobre todo, del fútbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *