#CeltaAtlético || JUSTAS TABLAS EN BALAÍDOS

Real Club Celta y Atlético de Madrid ofrecieron un trepidante duelo en el Estadio Municipal ABANCA-Balaídos, en el que tanto celestes como rojiblancos dieron el máximo de cada uno, siendo recompensados con un punto.

No dio tiempo siquiera a que se consumase el primer minuto de juego para que llegase el primer tanto. Recibió Ángel Correa un balón de Santiago Arias procedente de la banda derecha y, sin mirar, colocó el balón en la bota de un Álvaro Morata que empujó el balón a placer, sin oposición alguna.

Tras ello, adquirió el equipo local el timón del encuentro, manejando el balón en campo rival, destacando un par de disparos de Brais Méndez desde el borde del área buscando el segundo palo con rosca, aunque el primero de ellos fue desviado por Jose María Giménez, lo que envenenó el remate que marchó por línea de fondo.

Salvo las dos intentonas del canterano celeste, una llegada de Marcos Llorente por el carril diestro desde el que asistió a Ángel Correa, quien erró en el remate al realizarlo de manera precipitada debido a la presión de Okay Yokuslu.

Salvo lo mencionado, no se destacó ninguna llegada sobre el resto, concluyendo así una primera mitad en la que los gallegos controlaron el encuentro desde que encajara el gol en el primer minuto.

Curiosamente, al igual que ocurriera en la primera mitad, nada más regresar de vestuarios -en esta ocasión a los cuatro minutos de volver- llegó otro gol a Balaídos, en la misma portería viniendo de la misma banda.

Brais Méndez, quien fue el más activo de la primera mitad, sacó un centro perfecto que Fran Beltrán remató de manera fallida. Para fortuna celeste, ese fallo se coló por la escuadra del marco defendido por Jan Oblak, quien no pudo hacer nada ante semejante parábola.

Se volvio a reanudar el partido de nuevo, en esta ocasión con el marcador igualado, con ambos equipos tratando de obtener los tres puntos que supondrían gran parte de su tarea, respectivamente.

Fue entonces cuando ambos equipos armaron ataques de manera consecutiva y alternativa, como si de un partido de baloncesto se tratase. Asegurándose sus metas mediante la solidez defensiva de sendos conjuntos y dejando en manos de la calidad de los atacantes las jugadas de gol, acometiendo rápidas llegadas.

La nota destacada en cuanto a sustituciones llegó en el 80′, cuando Iván Villar tuvo que sustituir a un Rubén Blanco que se marchó doliéndose de la zona del adductor, dejando su lugar al ya mencionado tercer portero –el segundo, Sergio, se encuentra lesionado-.

En el 86′, Cuadra Fernández llamó a Sánchez Martínez a revisar una posible mano atlética que hubiera supuesto la pena máxima a favor de los olívicos, pero nada más lejos de la realidad, pues ratificó su decisión principal.

También protestó el cuadro de la capital una presunta mano de Lucas Olaza, pero no fue señalada porque fue precedida por un impacto en el brazo de Iván Saponjić.

Se llegó así al final del encuentro, siendo un justo resultado entre gallegos y madrileños, que pudieron llevarse los tres puntos de no ser por las imponentes defensas que saltaron al verde gallego.

Tras el encuentro, tanto Celta como Atlético ya se fijan en sus compromisos del fin de semana, pues mientras que los vigueses viajan a Pamplona para jugar frente al CA Osasuna, los rojiblancos recibirán al Real Betis en el Wanda Metropolitano, ambos el sábado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *