#SevillaFCEibar || CON EL UNOCERISMO TAMBIÉN SE CONSIGUEN OBJETIVOS

En la noche de hoy, ha tenido lugar en un Sánchez Pizjuán triste, el partido que ha enfrentado al Sevilla FC y a la SD Eibar por la búsqueda de unos puntos que valían oro a ambos equipos. Mantenerse en Europa o buscar la salvación.

Cabe a destacar, que el partido ha pendido de un hilo, ya que una avería en el avión armero ha obligado a la expedición, volver al hotel de concentración para poder almorzar mientras conseguían obtener la incidencia arreglada cuánto antes.

Ambos equipos, salían con onces de gala. Por su parte, el Sevilla salió con una táctica similar a la del Leganés, al contrario que el equipo vasco, que mostró muchas rotaciones con respecto anteriores onces iniciales.


Los primeros minutos de los armeros, demostraban que los de Mendilibar saldrían a una presión constante con el único fin de obtener unos 3 puntos que podrían viajar a Irún dando aire fresco a lo que resta de temporada.

Los centrocampistas del Sevilla, estaban totalmente desaparecidos en el encuentro, a Banega y a Oliver Torres no se les veía cómodos en el campo y viendo como todas las aperturas posibles estaban selladas por defensores armeros que querían sorprender al conjunto hispalense en una contra.



Llegando al ecuador de la primera parte, el Sevilla parecía que despertaba del sueño y activaba más a sus extremos que se las vieron y se las desearon ante un imperioso Dmitrovic que estaba pletórico.

Los 34 grados en la ciudad hispalense, hizo tal y como está establecido por La Liga a realizar una parada de hidratación para combatir los minutos restantes antes de volver a los vestuarios.

Una mano en un centro del Sevilla y un posible derribo a Ocampos en el área fueron los causantes de la polémica en el templo rojiblanco, aunque tanto Mateu Lahoz y la sala VAR no vieron indicios suficientes como para pitar la pena máxima.

Llegaríamos al descanso en el Sánchez Pizjuán, sin ocasiones interesantes que llevarnos en esta narración y a la expensa de una posible mejora en la continuación de los otros 45 minutos.

La segunda parte comenzaría sin cambios a la vista pero la banda se completaria con posibles refuerzos de cara al transcurso del mismo.

Fue necesario acudir a los vestuarios para que el Sevilla saliese más centrado de cara a los 3 puntos. Tanto es así que el Eibar se tuvo que cerrar en su área para evitar contraataques que peligrasen la victoria vasca.



En el minuto 58, una fantástica jugada de Navas, que se deshace del control de Inui y acaba sacándose de la manga un centro envenenado con la derecha para que Ocampos, remate de forma forzada en el segundo palo superando a Dmitrovic. Trece goles para Ocampos. Celebró el gol, sacando una camiseta con el siguiente mensaje: «FUERZA D»

El Sevilla, que volvió a dar un paso atrás tras obtener su único objetivo, marcar un gol que fuese necesario para conseguir los tres puntos que serían necesarios para mantenerse con la orejona a la vista.

La temperatura no bajaba en Sevilla. Los jugadores de un lado para otro y el bochorno que hace en la ciudad, hace que se tenga que parar de nuevo el encuentro para que los jugadores se puedan hidratar.

El partido parece que llegó a su fin y que con la mínima, el Sevilla se conformaba, lo suficiente para los 3 puntos que es lo único que quería Julen Lopetegui.

Los cambios del Sevilla eran los únicos que parecían dar frutos. Una magnifica jugada individual de Jordan y Suso donde el muro Dmitrovic tuvo que poner de su mano para evitar lo que sería el aumento.



El cuatro árbitro, levantó el cartelón mostrando los cinco minutos de prolongación tras los cambios y el uso de la tecnología VAR que tenían que ser recuperados.

Reguilón, que era de los más fresco se hizo un carrerón de área a área donde finalmente reclamó una mano que ni Mateu Lahoz se dignó a ver en la sala VAR ya que no era necesario.

El Eibar, que tuvo un tiro al palo y una mala caída de Vaclik que se quejaba de la rodilla izquierda, los médicos intentaban recuperar cuanto antes. Al conjunto local no le quedan cambios y hay jugada en ataque.

En el minuto 98, Vaclik pedía la camilla y Ocampos se quedaría de portero para la última jugada donde Dmitrovic subiría a rematar.



Dmitrovic, que quería hacer la del héroe pero el portero suplente salva las papeletas tras una muy buena parada y que mandaban al cielo de Sevilla para poner fin de locura a este encuentro.

Con esto y una falta final de Pedro León, llegaría el final del encuentro donde el Sevilla obtuvo su recompensa y el Eibar se marcha a casa de vacío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *