#FCBarcelona || OPINIÓN: ¿QUÉ LE PASA A ANTOINE GRIEZMANN?

El martes 31 de junio fue uno de los peores días para Antoine Griezmann en su carrera, ya que en un partido clave para no perder LaLiga, estuvo calentando desde el minuto 56’ y Quique Setién lo sacó en el minuto 90’. El jugador de nacionalidad francesa llegó al Fútbol Club Barcelona para dejar atrás la sombra de Neymar Jr, sin embargo hay ciertos factores por los que al francés le cuesta mucho adaptarse al juego de los azulgranas y ser el clase mundial que era en el Atlético de Madrid.

¿QUÉ PUEDE APORTAR GRIEZMANN CUANDO ESTÁ EN EL CAMPO?

Antoine viene del Atlético de Madrid, uno de los mejores equipos en el trabajo defensivo, y es por eso que cuando está en el campo pese a que sea atacante también ayuda a sus compañeros a la hora de recuperar balones. 

Además, no es esa clase de jugador que tiene mucho contacto con la pelota a la hora de asociarse con sus compañeros cuando tiene la posesión (de ahí porque pierde mucho el balón), pero es de los más determinantes a la hora de dar la asistencia o hacer el gol, apareciendo poco pero con mucha trascendencia en el juego, y tanto en la Real Sociedad como en el conjunto colchonero lo ha demostrado.

Todo lo que puede aportar Antoine a un club todavía no lo ha demostrado, y ahora veremos las razones.

LOS NÚMEROS DE GRIEZMANN ESTA TEMPORADA

Esta temporada el ex de la Real y del Atleti ha hecho 14 goles en todas las competiciones (227 minutos por gol), y 4 asistencias en 3183 minutos, divididos en 43 encuentros. Aún no se ha terminado la temporada, pero llevaba desde la temporada 2013/14 metiendo 20 goles o más, lo que significa que siendo Griezmann no ha estado del todo fino de cara a portería. 

¿POR QUÉ HASTA AHORA NO HA FUNCIONADO COMO SE ESPERABA?

MOTIVO 1: ADAPTACIÓN AL JUEGO DEL BARÇA

Con el Cholo Simeone, Antoine jugaba como falso 9 en un 4-4-2 basado en la defensa con transiciones rápidas y como objetivo finalizar lo antes posible. En el Barça se juega a un estilo muy diferente, el cual consiste en tener la posesión del balón y en querer llevar la iniciativa del juego. En querer atacar, en defender teniendo el balón, y en hacer pases rápidos y cortos, aspecto que a Antoine no se le da del todo bien. Este aspecto era normal que le pasase factura pero es algo que lo puede mejorar con el tiempo.


MOTIVO 2: NUNCA HA JUGADO EN UNA POSICIÓN FIJA

El galo ha sido demasiado irregular esta temporada, y pese a haber gozado de mucho minutos durante la temporada, de los 43 partidos que ha jugado esta campaña, ha jugado 25 de extremo izquierdo, 16 de delantero centro, 1 de extremo derecho y 1 de mediapunta, lo que hace que nunca haya jugado en una posición fija tanto con Valverde como con Quique Setién. 

Si se cambia tanto a un jugador de posición, siendo su primera temporada, por muy bueno que sea jamás rendirá a un nivel de estrella como se esperan muchos.


MOTIVO 3: EL EFECTO ‘MESSI’ OPACA EL FACTOR DIFERENCIAL DE GRIEZMANN

Y el último motivo pero el más importante es que, como bien se ha mencionado antes, Antoine se desempeñaba como hombre liberado del ataque en ese 4-4-2 tan clásico de Diego Pablo Simeone. Él era el ‘caudillo’ de su equipo, puesto que la mayoría de ataques de los rojiblancos venían de sus botas. 

Entonces, cuando llegó a Barcelona sabía perfectamente que el líder era Leo Messi, y el factor a tener en cuenta es que son jugadores muy parecidos porque tanto Griezmann en su etapa de colchonero como Messi, son los que marcan la diferencia en un partido. El de Mâcon junto a Dybala, es posiblemente el jugador más parecido al ’10’ del Barça, y escorándolo a banda izquierda se pierden sus mayores virtudes que ya ha demostrado años atrás.

¿CÓMO PODRÍA ENCAJAR GRIEZMANN EN EL BARÇA?

El Barça juega con el tradicional 4-3-3, con un extremo más abierto, y Messi desde el otro costado entrando hacia dentro y buscando la profundidad en Jordi Alba. Antoine, cuando juega en esa banda izquierda, le cuesta encontrar su espacio, porque ese ya lo esta ocupando el astro argentino. 

Por lo tanto, desde mi modesta perspectiva, aplicaría los cuatro defensas y los tres centrocampistas como han hecho siempre, pero poner a Messi y a Antoine más cerca por detrás de Luis Suárez, haqciendo un 4-3-2-1. Con esto el Barcelona gana un jugador más determinante cerca del área y puede subir la cuenta goleadora tanto del galo como del equipo.

Además, se podría beneficiar junto a Messi de los movimientos constantes de Suárez y podría acabar conpenetrándose mucho mejor con el de Rosario.

Un buen ejemplo de un equipo al que le fue bien este sistema fue al Milan (2005-2011). Con Kaká y Seedorf más centrados tenían la opción de crear más ocasiones y ser más decisivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *