#BristolCity || LA PIEDRA ANGULAR DE UN GRAN PROYECTO

La EFL Championship ha sido durante años una cuna de grandes talentos. A pesar de no ser una liga ‘top’, hay jugadores muy destacables con mucho futuro en el fútbol, y que desde la Premier y otras ligas grandes europeas ya les tienen el ojo echado.

El Bristol City está ‘cocinando’ un proyecto muy interesante para dar el salto a la Premier League, y una de sus piezas claves es uno de esos jugadores jóvenes que han destacado esta temporada, y que controla la medular de su equipo. Su nombre es Massengo, Han-Noah Massengo.

BIOGRAFÍA Y TRAYECTORIA

Nació en Villepinte, Francia, el 7 de julio de 2001. Pasó por las categorías inferiores de varios equipos franceses desconocidos entre 2007 y 2016, que fue cuando ingresó en la cantera del AS Mónaco. El 11 de noviembre de 2018 debutó con el primer equipo, en un partido contra el PSG. Hasta su marcha del equipo, Massengo jugó tan solo dos partidos más de liga, sumando un total de 58 minutos en la temporada 18/19.

El 5 de agosto de 2019 el Bristol City de la segunda división ingles hizo oficial su fichaje, por una cantidad que rondaría los 8 millones de euros. una compra bastante arriesgada teniendo en cuenta que se trataba de un futbolista que apenas había tenido protagonismo en la escena profesional. Aún así, el fichaje fue un total acierto, ya que la temporada del joven centrocampista francés ha sido bastante buena. A sus 18 años, y en su primer año en una liga tan dura y competitiva como la Championship, registra 21 titularidades.

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS, ASPECTOS POSITIVOS Y ASPECTOS NEGATIVOS

Massengo es un centrocampista diestro, que mide 1,78 de corte más bien defensivo, que puede jugar como pivote. Tiene una buena resistencia, que le ha permitido acabar 13 de los 21 partidos que ha jugado como titular. Hasta el momento no ha sufrido ninguna lesión importante. Es un jugador con mucha potencia y una gran capacidad para salir con el balón conducido. Tiene una gran agilidad y visión de juego, que le permite filtrar pases entre las líneas rivales para avanzar de una forma más fluida. Tiene un muy buen desplazamiento en largo, y domina ambas piernas. Posee un gran criterio para distribuir a sus compañeros, así como la suficiente sangre fría para salir driblando desde la zaga.

En lo que a defensa se refiere, es un jugador muy sacrificado, que pelea todos los balones y que, a pesar de su clase, no le tiembla el pulso para tirarse al barro en una disputa. Tácticamente muy ordenado, no suele perder la posición, y cuando la pierde la recupera rápidamente. Sin ser un mediocentro puramente defensivo o un “destructor” es una pieza fundamental en el juego defensivo de su equipo, teniendo en cuenta que, cuando juega como interior, es la primera persona en defensa en campo propio. 

No es un jugador que frecuente la zona de tres cuartos hacia adelante, aunque si es el nexo entre el ataque y la defensa, siendo el principal surtidor para el delantero y los extremos. Tiene unos buenos números para la edad que tiene y la liga en la que juega. Massengo promedia 1’91 pases largos por partido, 79% de precisión de pases, 1’3 ‘tackles’ por partido, 1’48 intercepciones por partido y 0’65 regates por partido.

Como aspectos negativos o aspectos a mejorar están los pases largos, que a pesar de su buen golpeo los utiliza en exceso; al ser uno de los jugadores que crean el juego casi siempre está en una posición cercana a su área, y arriesga demasiado, ya que una pérdida en esa zona es medio gol, y a pesar de no ser un jugador ofensivo o un mediapunta, debería generar más peligro a los rivales (dispara 0’48 veces por partido, y lleva 0 goles y asistencias). Por último, no es un jugador que imponga respeto en los duelos aéreos, no es una de sus virtudes.

CONCLUSIÓN

Massengo es un futbolista muy prometedor, con varias cosas que mejorar, pero que si sigue la progresión con la que viene puede llegar a ser una de las grandes bombas de los siguientes mercados. Por el momento debería quedarse en el Bristol o en un equipo similar, para amueblar bien su cabeza y no andar cambiando de equipo continuamente, coger galones y sentirse importante en un equipo y, sobre todo, para ganar experiencia y desarrollar cualidades que no se ven a simple vista, como la de ser alguien importante, pero con los pies en el suelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *