Ya está aquí, la espera mereció la pena. Este sábado 20 de junio volverá a rodar el balón por el Olímpico de Turín con un duelo de la vieja escuela, con un duelo que se repetía temporada tras temporada hace unos cuántos años: Torino FC – Parma Calcio. Qué mejor que un duelo tan clásico y con aroma tan pasional como este para meter en vena las ganas de que el Calcio ya esté de vuelta, sinónimo de que la normalidad vuelve a Italia después de unos meses muy pero que muy duros. Hablando del plano deportivo podemos encontrar una lucha de supervivencia, pues el Torino necesita alejarse de los puestos de descenso, está 15º a dos puntos, y el Parma apurar el regreso ansiado su competición preferida de la cuál hay una separación de unos cuatro puntos: la UEFA Europa League. ¿Quién ganará? El que más goles pueda meter.

Imagen: Torino – Parma, encuentro correspondiente a 2018.

UN HISTÓRICO ES HORAS BAJAS

Parece que no está siendo el año del conjunto de Turín pues sus ocho victorias y tres empates en 25 jornadas no invitan a la esperanza. Así mismo sus cinco últimas derrotas consecutivas no animan ni mucho menos, pues el equipo está siendo muy cuestionado por la prensa deportiva y por su propia afición. Sin apenas margen de error este parón parece, según se vieron en los entrenamientos, haber avivado la llama de la lucha y esfuerzo que tanto caracteriza a los Granata puesto que su historia habla por sí sola. En los próximos choques ligueros se verán las caras con rivales directos como lo son el Udinese y el Cagliari, seguidos respectivamente de haberse medio al Parma Calcio. Acuñando la frase de la icónica canción “Imagine” de John Lennon puede resumirse lo que le espera al Toro: “Imagina que no hay cielo, es fácil si lo intentas. Sin infierno bajo nosotros, encima de nosotros, solo cielo”.

Imagen: Belotti celebrando un gol con el Torino.

Tras el duro contratiempo de la grave lesión del mediocentro Daniele Baseilli, quien se operó de la rodilla recientemente, el club dirigido por Moreno Longo deberá buscar alternativas en la sala de máquinas del equipo. Sanciones como tal no hay nadie pero sí jugadores que están apercibidos y que con una amarilla más se perderían la siguiente jornada: Salvatore Sirigu, Simone Zaza y Sasa Lukic.

Imagen: Zaza celebrando un gol junto a Belotti.

EUROPA LEAGUE ¿REGRESO A LA ÉPOCA DORADA DEL CLUB?

Si hablamos del Parma Calcio se nos vienen a la cabeza las dos Copas de la UEFA y la Supercopa de la UEFA ganadas entre la temporada 1993/1994 y 1998/1999. Un sufrido regreso a la gloria del fútbol italiano fue como una segunda oportunidad de la vida de no cometer los mismos errores y de poder, de una vez por todas, asentar un proyecto ganador y que dure muchísimos años en la élite. ¿Un regreso a Europa? Parece que esta está siendo la temporada de los Crociati, pues son cuatro puntos y dos puestos los que lo mantienen alejado. ¿Presión? Realmente ellos mismos son conscientes de que deben de ganar y que sus dos competidores directos, Hellas Verona y AC Milan, no consigan sumar de tres en tres. El sprint final decidirá muchas cosas.

Imagen: El Parma levantando la Copa de la UEFA.

Su racha de 2 dos victorias, un empate y dos derrotas en los últimos cinco encuentros dejan descolocada a una afición que cree en su equipo pero que anda con pies de plomo. Con todo lo anteriormente mencionado tienen la hermosa fortuna de no tener a ningún futbolista en la enfermería del club, pero sí que deben de tener las alertas puestas en los apercibimientos de tres miembros de la plantilla: Hernani, Matteo Darmian y Alberto Grassi. De seguro no querrán perderlos y más teniendo en cuenta que sus dos próximos rivales son Genoa e Inter, sin olvidar al Hellas Verona, donde se jugarán mucho.

Imagen: Alberto Grassi presionando a Matuidi.

UNA IDA CON MUCHA IGUALDAD

Para poder ver el último enfrentamiento entre ambas escuadras nos tendremos que situar en el 30 de septiembre de 2019. El Stadio Ennio Tardini sería el reciento que vería una nueva jornada de Serie A entre dos auténticos históricos del fútbol transalpino. El encuentro estuvo movido, pues en el minuto dos la estrella del conjunto local, que en invierno compraría la Juventus de Turín, Deja Kulusevski abriría la lata para poner emoción y no se haría de esperar una contra visitante con el empate a los doce minutos de Cristian Ansaldi. En el minuto 43 de penalti la estrella del Toro Andrea Belloti anotaría desde los once menos para que en el descuento de la primera parte fuese Andreas Cornelius el encargado de poner el empate. Tras muchísima igualdad en los siguientes 45 minutos, siendo Roberto Inglese el que anotara en el minuto 88 el definitivo 3-2 que diese al Parma Calcio los tres puntos.

Imagen: Dejan Kulusevski anotando el primer tanto ante el Torino.

POSIBLES ONCES

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: