El dinero a veces te juega malas pasadas. La Roma, equipo histórico del fútbol italiano, está atravesando una situación económica muy delicada debido a que padece una deuda insostenible. La misma entidad deportiva comunicó que tenían una deuda de 287’5 millones de euros, algo que de seguro cambiará completa y absolutamente la planificación deportiva de cara la próxima temporada al verse obligado a sacrificar ciertas cosas para que las cuentas tengan una estabilidad económica buena.

Imagen: Jugadores de la Roma celebrando un gol ante el Napoli.

Este nuevo escenario deja al club romano a cuadros al verse con el hándicap de no poder hacerse con los servicios de Chris Smalling, jugador cedido por el Manchester United, quien está haciendo una gran temporada así como retener a jóvenes promesas del fútbol como lo es Nicolo Zaniolo. En el comunicado el club expone lo siguiente: “Las deudas financieras netas hasta el 31 de marzo de 2020 son de 287’5 millones de euros, con un aumento de 57’9 millones de euros con respecto al 30 de junio de 2019 y de 14’1 millones con respecto al 31 de diciembre de 2019”.

Imagen: Pellegrini intentando poner un centro ante Romero.

Así mismo siguen exponiendo el motivo de las pérdidas que está atravesando el club: “Están compuestas por disponibilidad de 19’9 millones de euros, créditos financieros de 10 millones de euros y deudas financieras de un total de 308’4 millones de euros, de los 270 vinculados al BONO de 275 millones de euros emitidos el pasado agosto”. Otro de los temas que más preocupa es la posible marcha obligada de Nicolo Zaniolo, perla del club romano, así como no poder ampliar la ligación al club del armenio Henrikh Mkhitaryan a pesar de que el jugador quiere quedarse.

A %d blogueros les gusta esto: