#ShakhtarDonetsk || ¿POR QUÉ HAY TANTOS BRASILEÑOS EN EL SHAKHTAR?

Durante los últimos 15 o 20 años la filosofía de fichajes del Shakhtar Donetsk se ha centrado en, primero, fichar jugadores jóvenes desconocidos (y por consiguiente, baratos) con mucho potencial, desarrollarlos y curtirlos en uno de los equipos históricos del fútbol europeo y, después, venderlos a equipos grandes de ligas importantes europeas por cantidades desorbitadas, o convertirlos en leyendas del club.

Casualmente la mayoría de esos jugadores provienen de equipos brasileños, como por ejemplo Douglas Costa, Fernandinho, Willian o Fred. Pero, ¿es una casualidad? ¿Por qué hay tantos brasileños en el Shakhtar?

Hay que remontarse hasta la primavera de 2004, cuando el Shakhtar contrata a Mircea Lucescu, uno de los entrenadores más laureados hoy en día del club de Donetsk, y un auténtico fanático del fútbol brasileño. Su afición al fútbol ‘carioca’ le hizo, junto con Sergei Palkin, director general del club, crear una de las mejores redes de reclutamiento de jóvenes estrellas en Brasil.

Luis Gonçalves, quien fuera director de la red de ojeadores del Porto, asumió un papel similar en el Shakhtar, siendo el artífice de varios de esos famosos fichajes. Estuvo en el club ucraniano desde el año 2011 hasta 2018, cuando se desvinculó del club. Durante su etapa en Donetsk fue uno de los desarrolladores más importantes del reclutamiento de los jóvenes brasileños, siendo así importantísimo en la futura historia del Shakhtar.

El club ya se ha convertido en un auténtico experto en cazar talento ‘brasilero’, y es que las cosas le van saliendo cada vez mejor. Actualmente se podría decir que su filosofía de fichajes es contratar jóvenes prospectos brasileños, desarrollarlos y ganar un auténtico dineral. Los encargados de la economía del equipo deben tener un trabajo muy pero que muy sencillo. 

Las 5 ventas más caras del club han sido Fred, que lo compraron por 15 millones y lo vendieron por 59; Alex Teixeira, comprado por 6 y vendido por 50 al Jiangsu Suning; Fernandinho, que llegó por 7,8 millones procedente del Atlético Paranaense y se marchó rumbo al Manchester City por 40 millones de euros; Willian, comprado por 14 millones y vendido por 35 y Douglas Costa, actual jugador de la Juventus, por el que el Shakhtar pagó 8 millones e ingresó 30 cuando se marchó al Bayern.

Actualmente el equipo cuenta con nada más y nada menos que 10 brasileños en su primera plantilla (Tetê, Taison, Marquinhos Cipriano, Maycon, Marcos Bahía, Dentinho, Alan Patrick, Vitão, Ismaily y Dodô) además de Júnior Moraes y Marlos, ambos internacionales absolutos ucranianos, aunque consiguieron la nacionalidad tiempo después de llegar al país. 12 jugadores salidos de Brasil en un equipo ucraniano, donde hay 16 ucranianos y otros dos de dos paises diferentes.

En la memoria quedan los jugadores que hace ya tiempo triunfaron en el Shakhtar. Douglas Costa, Fernandinho, Elano, Brandao, Fred, Fernando, Alex Teixeira, Luiz Adriano o Bernard, además de otros muchos que brillaron en Europa. También hay casos de jugadores que no cumplieron las expectativas, pero en una menor medida, y cada vez menos con el paso del tiempo.

Un equipo ucraniano experto en el mercado brasileño, con una red de reclutamiento bestial en Brasil y con una lista infinita de jugadores estratosféricos que han pasado por el club. Sin duda alguna una historia cuanto menos extraña, pero con un final feliz. Veremos si alguno de los jugadores que conforman la plantilla de esta temporada consigue triunfar en un equipo grande del viejo continente y se convierte en una estrella del fútbol mundial.

A %d blogueros les gusta esto: