#TottenhamHotspur || 12 AÑOS DE LA GESTA DEL NUEVO WEMBLEY

Hoy en día, estamos acostumbrados a ver al Tottenham como componente del Big 6 de la Premier League, pero no hace mucho los spurs, eran un equipo que sufría por alcanzar los puestos UEFA y difícilmente levantaban un trofeo. Hoy nos adentraremos en la última gran final en la que el Tottenham se llevó la victoria, la final del Copa de la Liga Inglesa de 2008.

Por aquel entonces, la Copa de la Liga era la Carling Cup por temas de patrocinio. El Tottenham se había plantado en la final después de una semifinal histórica en la que aplastó en la ida a su rival en el norte de Londres, el Arsenal por un resultado de 5-1 que valió para clasificarse a pesar de que en el partido de vuelta ambos conjuntos empataran a uno. El otro finalista, el Chelsea de Avram Grant había vencido al Everton por un resultado global de 3-1.

El partido se disputó el 24 de Febrero de 2008 y sería la primera final que albergaría el nuevo Wembley; las anteriores finales se habían jugado en el Estadio del Milenio de Cardiff después de que el viejo Wembley fuera demolido. Juande Ramos alineó a Robinson, Hutton, Woodgate, King, Chimbonda, Lennon, Jenas, Zokora, Malbranque, Berbatov y Robbie Keane mientras que Grant apostó por Cech, Belletti, Terry, Carvalho, Bridge, Essien, Obi MIkel, Lampard y el tridente ofensivo lo componían Wright-Phillips, Anelka y Drogba.

Tunel de vestuarios de Wembley

El Tottenham dominó la primera media hora de partido, incluso Robbie Keane tuvo una ocasión gracias a un descuido de Belletti en la salida de balón pero el Chelsea golpeó primero. Didier Drogba marcó antes del descanso a través de un libre directo que se introdujo en la portería de Robinson tras un error en la barrera y del propio guarda meta inglés que se encontraba fuera de posición. El costamarfileño asestó un duro golpe al rival, mellando el ánimo de los spurs que no se repusieron hasta bien entrada la segunda parte.

A la vuelta de vestuarios, el Chelsea aprovechó que el Tottenham no se había repuesto del gol de Drogba e intentó dar la puntilla. Todo hacia indicar que estaba mas próximo el 2-0 al empate, situación que se encargo de cambiar Wayne Bridge. El lateral izquierda sacó la mano a pasear dentro de su propia área y se llevo el balón con lo que el juez de linea pitó penalti. Berbatov fue el encargado de materializar la pena máxima con gran elegancia en el minuto 69.

Berbatov marcado el gol que ponia el empate en el marcador

El gol del búlgaro cambió el partido. El Tottenham se vino arriba, hizo caso a Ramos que siempre comentaba la importante que era manejar las distintas psicologías dentro de partidos de tal calibre. Zokora y Keane tuvieron la final en sus botas durante los 19 últimos minutos de partido, el primero desaprovechó un mano a mano contra Petr Cech y el posterior rechace y el delantero irlandés mando a las nubes una chilena en el área pequeña tras pase de Woodgate.

Con toda la tensión de un derby londinense se llegó a la prórroga pero la igualada no duraría mucho gracias a la aparición de un héroe inesperado. Jonathan Woodgate, que había pasado sin pena ni gloria por el Real Madrid aprovechó un balón colgado por Jenas para interponerse en el despeje del portero y anota casi sin querer el gol que rompía las tablas. Sin lugar a dudas, tal y como expresaron los comentaristas ingleses de aquel partido, lo de Woodgate fue como si de un cuento de hadas se tratara. Después de que las lesiones impidieran que el fútbol español viera todo su potencial, ese gol le metió de lleno en la historia del Tottenham.

Woodgate cabeceando a la red el gol de la victoria en Wembley

La prórroga continuó y el Chelsea se lanzó al ataque mientras que el Tottenham metió el autobús con 5 defensas. Solomon Kalou y Joe Cole tuvieron ocasiones pero entre la zaga spurs y Robinson se encargaron de contener los ataques blues. El copa cada vez estaba más cerca del noreste de Londres. Llegó el minuto 33 del tiempo extra y el colegiado Mark Hasley decretó el final del partido, el Tottenham era campeón de la Carling Cup de 2008 tras superar al Chelsea por 2 a 1 en la prórroga.

Woodgate fue elegido mejor jugador del partido

Ledley King y Robbie Keane junto al resto del equipo subieron al palco y alzaron la primera Copa de la Liga Inglesa del nuevo Wembley. Esta Carling Cup es el último trofeo conquistado por los spurs hasta el momento. Desde aquella noche de finales de febrero del año 2008, el Tottenham ha estado cerca de ganar una Premier League (2016/2017) y una Champions League (2018/2019) pero no ha vuelto a visitar su sala de trofeos desde que Woodgate cabeceara aquel balón a la red.