#AtléticodeMadrid || 17 DE MAYO, UN DÍA PARA LA HISTORIA

Hoy no es un día normal para ningún colchonero/a, cualquier persona nos dice que hoy es 17 de mayo, y se nos ilumina una sonrisa de forma instantánea, de manera automática, y ellos no sabrán por qué y se preguntarán cómo un número puede ser tan significativo para tanta gente.

Hace 7 años, nos enfrentábamos al Real Madrid en la final de la Copa del Rey, en el Santiago Bernabéu, los rojiblancos, 14 años sin ganar, perdiendo en liga unas semanas antes contra ellos, sacando el equipo de Mourinho muchos reservas, no había muchas esperanzas de alzarse con la victoria.

Menos esperanza hubo cuando Cristiano marcó a la salida de un córner en el minuto 13. Ya empezamos perdiendo, otra vez, ya tocaba remar de nuevo.

Pero los atléticos no dejaron de creer nunca y una jugada espectacular donde Mario Suárez recupera el balón, le hace un pase magistral a Falcao. El colombiano, con su magia empieza a regatear a unos cuantos jugadores madridistas, consigue meterle un pase al hueco a Diego Costa, que definió con la pierna izquierda y cruzado al palo contrario.

El partido tuvo que llegar a la prórroga y en el minuto 97, un balón de Koke que se quedó corto, cayó en las botas del canterano, que volvió a poner el centro y ahí apareció la cabeza de Joao Miranda para cambiar la historia, para ganar el partido, para romper con una racha de 14 años sin ganar, y que mejor que hacerlo en una final y en su estadio.

Solo tuvimos que esperar un año, otro 17 de mayo, para ir al Camp Nou a jugarnos el título de liga, un empate nos bastaba para ser campeones, pero los azulgranas no lo iban a poner fácil.

Unos minutos antes de acabar la primera parte, Alexis Sánchez se sacaba un derechazo que colaba en toda la escuadra el primer tanto para los blaugranas.

El Atleti se iba al descanso tocado, con la sensación de que iban a perder el liderato en la última jornada de liga.

En la segunda parte el Atleti salió en tromba y un córner fue su bala perfecta, voló Godín en el Camp Nou y remató un cabezazo que ni Pinto pudo ver por dónde iba y ponía el empate en el marcador.

El partido finalizaba así, como todos ya sabéis, levantando un título de liga que se veía imposible, donde era una competición que antes de empezarla, ya se sabía que la iban a ganar Madrid o Barcelona, pero que Simeone y los suyos nos demostraron que “Si se cree y se trabaja, se puede”.

Bendito 17 de mayo, cuántas alegrías nos diste en un año, es un mes y un número, que ningún atlético olvidará en su vida.

A %d blogueros les gusta esto: