#CopaDelRey || 26 AÑOS DE AQUELLA FINAL DE COPA DEL 94

En estos tiempos de cuarentena, los más futboleros optan por recordar momentos grabados en sus retinas debido a la ausencia de competiciones. Hoy, 20 de abril, es turno para maños y celestes, pues se cumplen 26 años de aquella final que se decidió en la tanda de penaltis.

Se reunieron en el mítico Vicente Calderón dos históricos del fútbol español como lo son el Real Zaragoza y el Real Club Celta de Vigo. Los locales llegaban tras eliminar al Real Betis con un marcador global de 1-4, mientras los vigueses apearon al Tenerife, endosandoles un 5-2 en el conjunto.

Por aquel entonces, los gallegos no contaban con ningún trofeo en su palmarés -al igual que ahora, a pesar de haber disputado cuatro finales de Copa del Rey, sin contar la Intertoto obtenida en el 2000.

Mientras tanto, el conjunto aragonés obtendría aquella noche su cuarta Copa de las seis con las que actualmente cuenta, a parte de una Supercopa de España, una Copa de Ferias y una Recopa de Europa.

Sonó el pitido de Antonio Jesús López Nieto, colegiado malagueño designado para el encuentro, y comenzaron a aflorar las esperanzas de lograr el primer título de la historia olívica, quienes lo buscarían con Cañizares en puerta; defensa de cuatro para Alejo, Otero, Patxi Salinas y Dadíe; Vicente, Ratkovic, Engonga y Andrijasevic en zona de medios y arriba la dupla formada por Salva y Vlado Gudelj (actual delegado de campo).

Por su parte, Víctor Fernández -quien curiosamente también es a día de hoy el entrenador del Zaragoza- propuso a Cedrún (quien acabaría siendo el héroe); Belsué, Xavi Aguado, Solana y Cáceres atrás; Gay, Aragón (quien fue expulsado), Nayim y Gustavo Poyet por delante y en punta Higuera Y Pardeza.

El partido concluyó tal y como empezó, con un empate a cero, siendo la primera parte controlada por los que entonces vestían de rojo y la segunda por los celestes. Las ocasiones se sucedieron entre sí pero ninguno consiguió batir a su rival en el tiempo reglamentario, por lo que paulatinamente se llegó a la tanda de penaltis.

Precisamente, el pasado viernes Teledeporte emitió aquella final, lo que Santi Cañizares, por aquel entonces el portero del Celta con 24 años -ya internacional y Zamora- aprovechó para comentar por Twitter que se confiaron, pues después de todos los logros obtenidos por aquel modesto equipo lo vieron en su mano.

Andrijasevic anotó el primer penalti, que fue empatado por Cáceres. Ocurrió lo mismo hasta tres veces más de forma consecutiva, siendo Gudelj, Dadíe y Losada los anotadores célticos y Nayim, Darío Franco y Gay los zaragozanos. Fue en el quinto penalti cuando llegó el fallo. Alejo disparó a su izquierda y Cedrún le adivinó la intención. No consiguió emularlo Cañizares, quien vio como Higuera lo engañó y anotó el tanto decisivo.

26 años después, ambas aficiones recuerdan con cariño aquel partido (evidentemente algunos más que otros) en el que el Real Zaragoza se coronó por cuarta vez en su historia como campeón de la Copa de S.M. El Rey, en detrimento de un Celta que peleó con lo que tuvo y cerca anduvo de lograr la gesta.

A %d blogueros les gusta esto: