Cuando hablamos de Balón de Oro se nos vienen a la cabeza los Messi, los Cristiano, los Kaka y demás.

Pero no siempre nos acordamos del ganador del Balón de Oro de 2003, que compitió con Henry y Maldini por el trofeo y se trata de Pavel Nedved. Pero no adelantemos acontecimientos y empecemos desde el principio.

Pavel Nedved, era un mediocentro izquierdo con mucho recorrido y movilidad, además de una calidad innata, que militó en el Sparta de Praha, Lazio y Juventus, tres equipos que le valieron para conseguir varios títulos de República Checa y varias ligas, copas y supercopas del Calccio italiano, también consiguió una Recopa y Supercopa de Italia con la Lazio además de llegar a una final de la Champions en 2003, que perdió ante el Milan.

Nedved comenzó su carrera como profesional en el Sparta de Praha, donde militó durante 4 temporadas. Durante estas cuatro temporadas jugó 19 partidos en los que anotó 5 tantos.

Una temporada un tanto tímida para el checo, que le permitió jugar la Eurocopa del 1996, en su selección, República Checa, la cuál quedó subcampeona tras perder contra Alemania en la final del torneo. Nedved disputó un gran torneo, sobre todo el partido más destacable que realizó fue ante Italia. Estas grandes actuaciones le llevaron a ser el suspiro de muchos equipos como el PSV o la Lazio.

El PSV, estuvo muy cerca de cerrar el fichaje del checo, pero su ajente firmó antes con la Lazio italiana, dejando al equipo holandés de lado.

En su primera temporada con los biancocelesti, Nedved no consiguió ningún título, pese a esto disputó 37 partidos, marcando 10 goles.

En la siguiente temporada ya conseguiría su primer título en tierras italianas y sería la Coppa Italia frente al Milan de Maldini y Weah. A su vez este año llegaría a la final de la antigua Europa League, que perdió frente al Inter de Ronaldo. En cuanto a cifras, esta temporada, 97/98, superó su máximo de goles, 15, en 43 partidos disputados en todas las competiciones.

En las siguientes tres temporadas conseguiría, una Recopa de Europa, tras derrotar al Mallorca; una Supercopa de Italia, tras derrotar a la Juventus de Zidane y Del Piero; un subcampeonato de Serie A, quedando a un punto del campeón, el Milan; una Supercopa de Europa, derrotando al Manchester United de Beckham y Scholes; este mismo año, temporada 99/00, consiguió el doblete en Italia, consiguiendo la Liga y la Copa. La temporada siguiente conseguiría su último título con los romanos, una Supercopa de Italia.

Tras 5 temporadas en Roma, partó rumbo a Turín, para vestir la camiseta de la ‘Vecchia Signora’ por 42 millones. Nedved sería el sustituto de Zidane en la Juve.

En su primera temporada, no consiguió adaptarse bien al esquema que su entrenador Marcello Lippi propuso, a pesar de esto Nedved disputó 43 encuentros entre todas la competiciones, ganando la Serie A y la Supercopa de Italia.

En su segunda temporada con los turineses consiguió los mismos títulos que en su primer año, una liga y una supercopa. En cuanto a competiciones continentales, disputó la Champions League, donde llegó a la final frente al Milan que ganó el título en la tanda de penaltis, una final que Nedved se perdió por sanción tras recibir una amarilla en el partido de semifinales que disputó frente al Real Madrid.

Pese a no jugar la final, Nedved realizó un exquisito torneo, estas actuaciones le llevaron a ser el Balón de Oro del año 2003 que elige la revista France Football, tras imponerse a Henry y Maldini, mientas que el galardonado como mejor jugador la FIFA ese mismo año, Zidane, quedaba 5º.

Las siguientes temporadas fueron una sucesión de altibajos en la temporada del checo, con la llegada de Capello.

Pese a ganar las dos siguientes ligas, el escándalo del Calciopoli, un caso de amaños arbitrales para conseguir una serie de resultados en partidos importantes; les arrebató las mismas, además de sufrir un descenso a la Serie B. No solo la Juventus tuvo sanciones, sino que Milan, Fiorentina, Lazio y Reggina obtuvieron penas de muchos tipos.

Nedved, junto a Del Piero y Buffon, fueron los únicos jugadores que se quedaron en el club, rebajando todos ellos su sueldo para que el conjunto transalpino los pudiera asumir. Una temporada en segunda le sirvió a la Juve para volver de nuevo a la máxima categoría del fútbol italiano.

En las siguientes dos temporadas Nedved deseaba retirarse del fútbol, pese a esto renovó un año más con los juventinos, hasta la temporada 2008/2009. En mayo de 2009 anunció su retiro profesional, aunque jugaría el último partido contra su exequipo, la Lazio, donde se marcharía ovacionado por todo el estadio.

Tras su retirada, recibió ofertas de equipos italianos y también de la MLS, pero Nedved rechazó todas las ofertas. Como también rechazó formar parte de la gerencia de la Juventus, aunque en 2010 se convirtió en parte de la directiva de los bianconeros, en 2015 fue nombrado vicepresidente del mismo.

Cabe destacar, que Nedved disputó un encuentro más en su carrera y fue con el Skalná, equipo donde comenzó a jugar. el checo disputó el encuentro para coincidir con su hijo en un terreno de juego.

Nedved siempre destacó por su humildad y trabajo:

“Con humildad he conseguido este reconocimiento y puedo decir que el trabajo se reconoce. Siempre voy por ese camino. No me siento y no soy un jugador muy fuerte, ni soy una estrella como Figo, Zidane o Ronaldo porque tengo características diferentes, pero trato siempre de dar lo máximo y ahora tengo una motivación más para hacerlo mejor”

Dijo Nedved tras ganar el Balón de Oro en 2003.

Mientras que Marcello Lippi destacaba de él:

 “No dejaba de correr ni cuando dormía”

Pese a esta longeva carrera, Nedved puede estar en una lista de los jugadores ganadores del Balón de Oro menos recordados por su trascendencia continental e internacional.

De todos modos, el checo es un gran futbolista que se tiene que recordar.

A %d blogueros les gusta esto: