Imagínate. Un equipo de ensueño, legendario. Campeón de Europa dos años seguidos. Y que, por culpa de una maldición, lleva 58 años sin ganar un solo título europeo después de haber perdido ni más ni menos que 8 finales. 

Ese equipo es el S.L. Benfica. Y la persona que efectuó esa maldición el húngaro Béla Guttmann. El entrenador, al final de su primera etapa en el Benfica maldijo a todo el club, diciendo que sin él, ni en 100 años iban a ganar una competición europea. Y de momento, en los primeros 58 años, así ha sido.

BÉLA GUTTMANN

Béla Guttmann fue un futbolista y entrenador que nació en 1899, en el Imperio Austrohúngaro, en Budapest. Como jugador desarrolló su carrera entre Hungría, Austria y Estados Unidos, hasta 1932. En 1933, en el Hakoah Vienna (donde jugó entre 1922 y 1926) empezó su carrera como entrenador.

Entrenó a unos 19 equipos, repartidos en 12 paises, y a la Selección de Austria. Los equipos más destacados en los que entrenó son el Milan, Porto, Peñarol y, por encima de todos, el Benfica.

ETAPA GLORIOSA EN LISBOA Y LA FAMOSA MALDICIÓN

El húngaro estuvo en el Benfica en su primera etapa desde 1959 hasta 1962, donde ganó una liga, una copa y, como mayor logro de toda su trayectoria, las Copas de Europa del 61 y 62. El entrenador de Budapest descubrió, casualmente, en una peluquería, a quien posteriormente sería uno de los mejores jugadores de la historia, que hizo más fácil ganar las Copas de Europa: Eusébio da Silva Ferreira.

Tras la final de la actual Champions League de 1962, tuvo un problema con la directiva, que se negó a subirle el sueldo. En ese momento Guttmann decidió abandonar el club, ya que consideró una ofensa que no le subieran el sueldo. El día de su despedida, lanzó una frase que la gente no tomó en serio, pero que ha cambiado la historia del club.

“Sin mí, este equipo no volverá a ganar un título europeo ni en 100 años.”

Así fue como se despidió del club al que hizo bicampeón de Europa, con una maldición que sigue vigente a día de hoy, y que ‘las águilas’ no han conseguido contradecir. Hay muchos rumores y leyendas sobre las intentonas de aficionados y gente del propio club de hacer que Guttmann les perdone, pero no se pudo. Aquí debajo una de las más curiosas.

Antes de la final de la Copa de Europa de 1990 de Viena, lugar donde falleció (y fue enterrado) Béla Guttmann se vio a la leyenda del club, Eusébio, ya retirado, en su tumba rezándole y pidiéndole que les perdonase, para que el equipo pudiera ganar esa final al A.C. Milán. La final acabó 1-0, con gol de Rijkaard, para que los italianos vencieran al Benfica.

Jugadores del Benfica, después de perder una final de la UEFA Europa League en 2014

La última final que perdió el Benfica fue la de la Europa League de 2014, a manos del Sevilla, que se coronaba con su 3ª Europa League, la que iba a ser la primera de las 3 seguidas que consiguió el club hispalense.

Así es como una persona enfadada lanzó una maldición que 58 años después impide que el Benfica pueda ganar un trofeo europeo, y que hace que toda una afición histórica no pueda celebrar esos trofeos que él mismo consiguió. Curiosamente, ni el propio Guttmann pudo romper esa maldición, ya en su segunda etapa en el Benfica, en la temporada 65-66 cayó en cuartos de final a manos del Manchester United, en una Copa de Europa que posteriormente ganaría el Real Madrid de Paco Gento.

A %d blogueros les gusta esto: