#DieMannschaft || EL ONCE HISTÓRICO DE LA SELECCIÓN ALEMANA

Hoy en El Señor del Balón traemos el que posiblemente sea el mejor equipo histórico de la selección teutona aunque, como todo, depende de los gustos y sobretodo de los criterios que se tengan en cuenta. Por lo tanto, es un once totalmente subjetivo hecho por el redactor que ha escrito el artículo.

Alemania ha ganado como selección 4 Copas del Mundo, lo que le hace estar solamente por detrás de Brasil (5). Favorita en todos las Eurocopas (tiene 3) y Mundiales, la Mannschaft ha contado con jugadores que han marcado épocas en el equipo nacional y en los clubes en los que ha estado. La Bundesliga ha exportado jugadores a los mejores equipos de Europa durante décadas, y a día de hoy los jugadores alemanes están siempre entre los más cotizados del mercado. Por ello se presenta muy complicado (a la par de injusto) hacer un único equipo con 11 jugadores y decir que este es el mejor de la historia de esta selección nacional. Es por ello que previamente se han establecido unos criterios para redactar esta lista. El primero de ellos es que ha de haber al menos un componente de cada año que Alemania ganó el Mundial. Es decir, como mínimo uno de 1954, 1974, 1990 y 2014. El segundo criterio ha sido alinear a todos los Balones de Oro que ha dado el país germano. Y el tercero, y último, ha sido el esquema: 4-3-3 con un mediapunta por detrás de los tres delanteros (se explicará en su momento el porqué).

SEPP MAIER

El portero que marcó una época en el Bayern de Munich a finales de la década de 1960 y 1970 es uno de los indiscutibles en este tipo de listas. Alemania siempre se ha caracterizado por tener buenísimos porteros: Oliver Kahn, Manuel Neuer, Harald Schumacher… Todos ellos han hecho méritos para poder estar en esta lista, pero la regularidad mantenida por Sepp Maier a lo largo de toda su carrera como profesional y su papel vital en el Mundial de 1974 en el que los alemanes lograron la victoria le hacen ser el portero de esta igualada lista. Además de la Copa del Mundo, Maier logró levantar dos años antes la Eurocopa celebrada en Bélgica en 1972 con el combinado alemán. Con el Bayern de Múnich también lo ganó todo: cuatro Ligas, una Copa de Alemania, y tres Copas de Europa (lo que hoy conocemos por Champions League) consecutivas. “El gato”, como se le conocía a Sepp Maier, también logró recibir a título individual el premio al Jugador Alemán del Año (1975, 1977, 1978). Algo raro para un portero ya que se le solía entregar a centrocampistas y delanteros. Es de los pocos jugadores que han ganado todo a nivel de clubes y de selecciones, y durante 44 años fue el único guardameta en conseguir tres Champions, hasta que Keylor Navas le igualó en 2018 con el Real Madrid.

PHILIPP LAHM

El eterno capitán del Bayern vistió la camiseta de la selección alemana durante diez años: 2004-2014, siendo capitán a partir del 2010, tras el retiro de Michael Ballack tras la Copa del Mundo de Sudáfrica. Su polivalencia y su seguridad le hacen estar por delante de jugadores como Berti Vogts (campeón del Mundo en el 74). Con el Bayern de Múnich lo ganó todo: 9 Bundesligas, 6 DFB Pokal, 1 Champions League (2013), 3 Supercopas de Alemania, 1 Supercopa de Europa, y 1 Mundial de Clubes. Con su selección logró tocar el cielo alzando, como capitán, la Copa del Mundo celebrada en Brasil en el año 2014. A pesar de no haber ganado ninguna Eurocopa, logró llegar a la final de la edición de 2008, en la que Alemania perdió por 0-1 ante España.

FRANZ BECKENBAUER

Probablemente el mejor jugador alemán de todos los tiempos. El Kaiser está considerado como el mejor defensa central de la historia y siempre aparece en las listas de mejores jugadores. Debutó con el Bayern en 1964 como interior, y dos años después (con 20) jugó el Mundial de 1966 celebrado en Inglaterra, como mediocampista. Cuatro años más tarde en el Mundial de 1970 sería clave para que su selección alcanzase el tercer puesto, ya como defensa. Visión de juego y habilidad con el esférico eran dos de sus cualidades que, sumadas a una enorme capacidad de sacrificio, hicieron de Beckenbauer un central inmejorable. En 1972 ganó la Eurocopa con Alemania y fue premiado ese mismo año con el Balón de Oro. Cuatro años más tarde repetiría galardón. En el 74 levantó el Mundial que se celebró en Alemania Occidental, siendo el mejor jugador del torneo y pieza clave de la Alemania que consiguió ganar a la Naranja mecánica de Johan Cruyff (con el que mantuvo una gran rivalidad en la década de los 70) por 2 goles a 1 en la final. Al igual que Maier, lo ganó todo con el Bayern de Múnich.

Beckenbauer en el centro, en la final de la Copa del Mundo de 1974. A la derecha de la imagen, Cruyff.

MATTHIAS SAMMER

Sammer, conocido como el Kaiser de Alemania del Este, ganó el Balón de Oro en 1996, año en el que consiguió ganar la Eurocopa ya con Alemania unificada. Antes de la Unificación había llevado a Alemania Oriental a la victoria del Campeonato Juvenil Europeo, jugando en el centro del campo. Desempeñó la mayor parte de su carrera como defensa en la Bundesliga, a pesar de jugar también en el Inter de Milán. Tras su breve paso por Italia, Matthias Sammer regresó a Alemania para unirse al Borussia Dortmund, con el que consiguió ganar la Champions League en 1997. Desde que en el año 1976 se le entregase el Balón de Oro a Franz Beckenbauer, ningún otro defensa se había hecho con el galardón. En la historia, únicamente tres zagueros han ganado un Balón de Oro: Beckenbauer, Sammer, y el italiano Cannavaro en 2006. Es por ello que Sammer ha de estar en esta lista como defensor.

ANDREAS BREHME

El lateral izquierdo Andreas Brehme jugó la mayor parte de su carrera en el Kaiserslautern F.C., aunque también disputó varias temporadas en el Bayern de Múnich. Fuera de Alemania estuvo en el Inter de Milán (1988-1992) y en el Real Zaragoza (1992-1993). Su velocidad y sobretodo su capacidad para golpear con las dos piernas le hicieron uno de los mejores laterales de finales de la década de 1980 y comienzos de los 90. Participó en tres mundiales (1986, 1990, y 1994), en los que consiguió anotar 4 goles, todos ellos de vital importancia. En los Mundiales pudimos ver una de sus habilidades: el tiro libre. Brehme marcó ante Francia en el Mundial ’86 de tiro libre, y cuatro años más tarde ante Inglaterra hizo lo mismo en las semifinales del Mundial disputado en Italia en 1990. Aunque sin duda su gol más importante con la camiseta de Alemania, y de toda su carrera, fue el que le hizo a Argentina en la final de la Copa del Mundo en 1990. A falta de cinco minutos para el final y con 0-0 en el marcador Brehme fue el encargado de ejecutar el penalti que a la postre le daría el título a su selección ante la Argentina de Maradona. Por ello Brehme se merece estar en este once por delante de otros laterales izquierdos alemanes que sin duda tuvieron exitosas carreras, como Hans-Peter Briegel en los 80, pero que no consiguieron pasar a la Historia igual que él.

Andreas Brehme, izquierda, celebrando su gol en la final del Mundial ’90.

LOTHAR MATTHÄUS

Posiblemente por detrás de Franz Beckenbauer, el segundo mejor jugador alemán de la historia del fútbol. Polivalente, técnico, y con un espíritu ganador al nivel de los elegidos, Lothar Matthäus está en el selecto grupo de jugadores que han participado en 5 Copas del Mundo (jugando en total 25 encuentros). Es el jugador que más veces ha defendido la camiseta alemana hasta la fecha: un total de 150 apariciones. Con el Bayern logró 6 títulos de Bundesliga y una Copa de la UEFA (la actual Europa League), sumado al Scudetto (liga italiana) y la Copa de la UEFA que consiguió con el Inter de Milán en la temporada 88-89. A pesar de no haber ganado nunca la Champions League, Matthäus ha conseguido ganar con Alemania la Eurocopa de 1980, y el Mundial diez años después, en el que desempeñó un papel clave. Lo tenía todo, ya que además era un futbolista creativo con gran llegada. Maradona le definió “como el mejor rival al que me he enfrentado a lo largo de mi carrera”. Casi nada.

ANDREAS MÖLLER

Junto a Matthäus en el centro del campo hay un gran número de jugadores que podrían haber sido elegidos. Bastian Schweinsteiger, Toni Kroos, Michael Ballack, Günter Netzer… pero quien ocupará esa posición en el centro del campo es Andreas Möller, y es que el centrocampista teutón es de los futbolistas de esta lista que han ganado Mundial, Eurocopa y Champions. En el año 1990 contaba aún con 22 años de edad cuando ganó la Copa del Mundo con su país, pero en la Euro 96 celebrada en Inglaterra fue clave para que Alemania se alzase con el título. En la semifinal de ese mismo torneo se veían las caras la anfitriona Inglaterra y Alemania, y Möller igualó el tempranero gol inglés e hizo una celebración que quedó para el recuerdo y que muchos aficionados (sobretodo ingleses) tildaron de provocadora. Debutó y se retiró en el Eintracht de Frankfurt, pero fue en el Borussia Dortmund dónde consiguió ganar dos Bundesligas y, entre demás trofeos, la Champions en el 97. Jugó también fuera de Alemania, en la Juventus de Turín dos años.Versátil y con gran visión de juego, Möller es uno de esos centrocampistas que todo seleccionador desea. Fue internacional con la Mannschaft en un total de 85 veces, llegando a anotar 29 goles.

FRITZ WALTER

El único representante de la selección que ganó el Mundial de Suiza en 1954. Walter es, junto a Beckenbauer, Matthäus, y Uwe Seeler, uno de los capitanes honoríficos de la Selección Alemana. A pesar de que marcó un gran número de goles y se le consideraba en aquella época como un “delantero”, Fritz Walter nunca fue un delantero al uso. Era más bien un mediapunta (de ahí a que se haya modificado el sistema del 4-3-3) con gran capacidad de llegada. Walter fue uno de los héroes de aquel “Milagro de Berna” en el que Alemania logró imponerse en la final ante todo pronóstico ante la todopoderosa Hungría liderada por Ferenc Puskás. En aquella final su juego se vio beneficiado por el estado del terreno de juego, ya que Walter estaba acostumbrado a jugar en terrenos con barro (se cree que su participación en la Segunda Guerra Mundial fue clave en este factor), y de ahí viene su apodo “El ángel de la lluvia”. Hoy en día en Alemania hay un dicho que es “Hace un tiempo de Fritz Walter” que los alemanes usan cuando hace lluvia. Para muchos está entre los tres mejores jugadores de la Historia del fútbol alemán. Sin lugar a dudas razones no les faltan. Lo que si es indudable es que es uno de los más respetados (por no decir el que más) y el más querido a pesar de haber jugado toda su vida en un solo club: el Kaiserslautern, ciudad dónde nació. Fue el capitán que le devolvió el orgullo a una nación completamente devastada tras la guerra.

Walter, en el centro con la Copa del Mundo, sale a hombros de los aficionados, periodistas, y compañeros tras haber ganado el primer Mundial de la Historia para Alemania.

MIROSLAV KLOSE

Si ya ha sido difícil elegir hasta aquí, ni que decir tiene que la delantera ha sido un quebradero de cabeza. Jugadores leyenda como Uwe Seeler (uno de los cuatro capitanes honoríficos de la selección alemana) se han quedado fuera de esta lista. En su lugar, Klose es uno de los elegidos. Y es que el alemán es el máximo goleador histórico de la historia de los mundiales (16 en total), batiendo el récord del brasileño Ronaldo Nazario (15 goles en aquel momento) ante Brasil en la semifinal del Mundial 2014 celebrado curiosamente en Brasil. El gol de Klose en aquel partido ayudó a que su selección le endosara el famoso 1-7 que supuso el pase a la final en la que derrotarían los germanos por 1-0 a la Argentina de Messi. Por lo tanto, Miroslav Klose se merece una plaza en el once histórico de la selección alemana.

KARL- HEINZ RUMMENIGGE

El balón de oro de 1980 y 1981 no podía faltar en esta lista. Rummenigge, a pesar de ser un delantero alto, solía caer hacia la banda izquierda. A pesar de no ganar ningún Mundial, fue clave en los subcampeonatos de 1982 y 1986. Además lideró a su selección al oro en la Eurocopa de 1980. Jugó 10 años en el Bayern y anotó 162 goles con el conjunto bávaro. Además, con el Bayern ganó dos Copas de Europa en 1975 y 1976. Rápido, y muy hábil en los pies, Rummenigge jugó tres temporadas en el Inter de Milán.

GERD MÜLLER

Y para terminar la lista, el mejor delantero que jamás ha tenido Alemania: Gerd Müller. El ariete germano ha sido elegido, según el diario Bild, como el mejor alemán de la historia de la Bundesliga. Desde que empezó en el TSV 1861 Nördingen con menos de 20 años logró unas cifras de récord total: 51 goles en 31 partidos. Fue ahí cuando el Bayern de Múnich le fichó en 1965, y junto a Sepp Maier y Franz Beckenbauer se convirtió en la columna vertebral del Bayern que arrasaría Europa ganando tres Copas de Europa seguidas. El Torpedo Müller consiguió en total 7 títulos a nivel individual como máximo anotador de la liga alemana (en un año logró marcar 85 goles en un año natural). Pese a ser un prototipo podríamos decir “antialemán” teniendo en cuenta los delanteros que había allí en aquella época (altos y fuertes), Müller se convirtió en un especialista del remate midiendo tan solo 1’76 metros. Con Alemania ganó el Mundial de 1974, anotando un gol en la final que ganaron por 2-1 ante su público, y la Eurocopa de 1972.

A %d blogueros les gusta esto: