#AthleticClub || EL DÍA QUE UN EQUIPO DE ESPECTÁCULO HIZO ENMUDECER AL TEATRO DE LOS SUEÑOS

Corría el año 2012. El Athletic Club, dirigido por el técnico argentino Marcelo Bielsa, se había clasificado para los octavos de final de la Europa League después de eliminar al Lokomotiv en una eliminatoria que acabó con 2-2 en el resultado global, pero que el 2-1 en Rusia hacía que el equipo bilbaíno pasara a la siguiente ronda. 

Tenían un equipo increíble. Javi Martínez, Ander Herrera, Fernando Llorente… el trabajo de dieciseisavos estaba hecho, pero a partir de ahí todo se complicaba. En octavos se iba a enfrentar al ganador de la eliminatoria entre Ajax y United, para muchos, pasase quien pasase, iba a ser una eliminatoria difícil, muy difícil. Finalmente pasaron los ‘red devils’ con un resultado global de 2-3 a favor de los ingleses.

El 8 de marzo de 2013 el Athletic Club de Bilbao se enfrentaba al histórico equipo de Manchester, a uno de los mejores clubes y mas laureados de la historia: el Manchester United de Rio Ferdinand, Wayne Rooney, Ryan Giggs y compañía. El primer partido se disputaba en Old Trafford, conocido en el mundo entero como “El teatro de los sueños”.

Iraizoz, Iraola, Javi Martínez, San José, Aurtenetxe, Herrera, Iturraspe, De Marcos, Muniain, Susaeta y Llorente. Esos fueron los once con los que ‘El Loco’ salió en Manchester. Un equipo de gala para un partido de gala. Aunque las posibilidades de victoria no eran del 100% (ni mucho menos), todo Bilbao se paralizó. Todo el mundo estaba animando al Athletic en sus casas y en todo el mundo.

8.000 personas viajaron a Manchester a dejarse la voz. ¡Y vaya si lo hicieron! No se escuchaba nada más que a los seguidores rojiblancos gritando, animando y apoyando a su equipo. Aunque pueda parecer increible, solo se les oía a ellos, parecía que era el Athletic el equipo local. Fue una cosa alucinante.

Aficionados del Athletic Club apoyando a su equipo en Old Trafford.

La superioridad fue total de Athletic. Tanto fuera, como dentro del campo. Los de Bielsa arrollaron al United. Que manera de jugar el balón, con que superioridad, parecía que jugaban con dos o tres más. Fue una ‘masterclass’ de fútbol del ‘Loco’, que dejo con la boca abierta a todo el mundo.

A pesar de la superioridad del Athletic, fue un gol de Rooney el que puso el 1-0 en el marcador, aunque no resulto un golpe bajo para el Athletic. El asedio del equipo vasco continuaba. Y así hasta que, en el minuto 44, un testarazo certero de Llorente con un centro medido al punto de penalti de Markel Susaeta empataba el encuentro. Aunque nunca la había bajado, la cabeza del Athletic estaba cada vez más alta.

Y así siguió el encuentro. Un pase elevado de Ander Herrera hacía la posición de Óscar De Marcos superando a toda la linea defensiva del United hizo que el de Laguardia, con una calidad extraordinaria (y en fuera de jueo) pusiera de volea el balón en la otra punta de la portería, haciendo imposible que De Gea alcanzara el balón. 1-2.

En los compases finales, Iker Muniain aprovechó un despiste de Rafael, que se durmió, y anotó así el 1-3. Aunque una mano de De Marcos en el área supusiera el 2-3 final de penalti (Rooney) el Athletic consiguió ganar ese partido. Consiguió dominar Manchester. El Athletic Club de Bilbao consiguió derrotar al Manchester United, en juego, en ritmo y en afición. Y es por eso que la afición rojiblanca es de las mejores del mundo.

En el partido de vuelta el Athletic volvió a ganar, esta vez 2-1 con goles de Llorente y De Marcos. El Athletic avanzaba otra ronda. El Athletic era equipo de cuartos.

Allí se toparon con el Schalke de Raúl. El 2-4 en Alemania y el 2-2 en San Mamés eran más que suficiente para pasar a semifinales, donde ya les esperaba el Sporting de Portugal. 

El Athletic perdió el primer partido en Lisboa, aunque lo solucionó de manera eficaz en el partido de vuelta. Con un 3-1 que daba la vuelta al 2-1 de la ida. Y así, tras eliminar a Lokomotiv, United, Schalke y Sporting de Portugal, el Athletic Club de Bilbao iba a jugar la final de la Europa League contra el otro equipo español, el Atlético de Madrid.

Una final que será eternamente recordada por los aficionados del equipo bilbaíno, pero no precisamente para bien. Ya en el minuto 6, un gol del ‘tigre’ Falcao, ponía las cosas muy complicadas. A diferencia del día de Manchester, el Athletic no parecía capaz de reaccionar. Y así llegó el segundo de Falcao y posteriormente el tercero, esta vez del brasileño Diego Ribas. 

Fue, sin lugar a dudas, una Europa League casi impecable. Había hecho un esfuerzo muy grande, pero, aunque no consiguiera ganar, será eternamente recordado ese equipo de fantasía, sobre todo, en aquella noche del 8 de marzo, donde 8000 almas estaban presentes fisicamente en Manchester, aunque todo Bilbao y los aficionados de todo el mundo le dieron un apoyo incondicional al equipo, llevandolo a lo mas alto del cielo del ‘Teatro de los sueños’.

A %d blogueros les gusta esto: