El 21 de noviembre de 2009, en la jornada 13 de la Bundesliga 2009/2010 Mario Gotze debutaba con el club de sus sueños, el Dortmund.

Jugó solo un par de minutos y sustituyó a Blaszczykowski en un partido contra el Mainz que terminaría 0-0 pero Klopp ya sabía que sería una pieza fundamental para su equipo.

En 2010 maravillaba a Alemania y toda Europa con sus primeras irrupciones con 16 goles y 15 asistencias entre Bundesliga, Pokal y UEL.

Después de ganar 2 ligas, 1 pokal y llegar a la final de la champions, fichaba por el eterno rival el Bayern.

En el club bávaro lo ganó todo a nivel doméstico pero la champions se le resistió.

Además, anotó el gol de la victoria en la final del mundial de 2014 que le daba el título a Alemania.

Con Guardiola de entrenador, perdió minutos y pasó de ser titular indiscutible a un jugador de rotación sin tener protagonismo.

Además de eso, se le diagnosticó una enfermedad la cual le hacía engordar y tener casamiento constante.

El Bayern ya no contaba con él y otra vez, el club de su vida le volvió a dar una oportunidad. El Dortmund lo volvió a fichar y le ayudó con su enfermedad.

Gotze volvía a ser feliz y volvía a jugar, muy lejos de su mejor nivel pero jugaba. La temporada pasada era una pieza clave en el equipo y disputaba gran parte de los minutos.

Esta temporada, Sancho, Brandt, Hazard, Witsel, Can e incluso Reyna han pasado por encima del jugador alemán y lo han dejado en el banquillo.

Gotze acaba contrato en Junio y en diciembre el club se sentó a negociar con el mediocentro.

El club le pedía una rebaja del contrato del 20%, le pedían bajarle el sueldo de 9M a 7,2M. Mario no aceptó, el quería mantener su sueldo o subirlo y las negociaciones se rompieron.

Con 27 años, sin continuidad y con su futuro en el aire Mario Gotze dejará de ser jugador del Borussia Dortmund el próximo 30 de Junio.

¿Dónde irá? ¿Algún club estará dispuesto a pagarle lo que el jugador pide? Lo iremos contando aquí, en el señor del balón.

A %d blogueros les gusta esto: