#ManchesterUnited || GEORGE BEST. UNA ESTRELLA APAGADA POR EL ALCOHOL

Si no la mejor, la liga inglesa (Premier League desde 1992) es para muchos una de las mejores ligas del mundo actualmente. Históricamente ha sido igual. Pero, ¿como iba a ser diferente si fueron ellos los que inventaron el fútbol?

Desde que se inició el primer campeonato inglés de clubes, allá por 1882, han pasado por la competición infinidad de grandes jugadores. Ejemplo de ello son Kenny Dalglish, Bobby Moore, Bobby Charlton, Frank Lampard o Cristiano Ronaldo. Otro gran ejemplo del nivel del fútbol británico fue George Best. Un jugador que si no hubiese sido por tantos y tantos factores externos al fútbol, podríamos estar hablando de uno de los mejores de la historia. Mejor todavía de lo que fue.

Aunque para muchos de vosotros George Best solo fuera un filósofo y dejara para el recuerdo sus famosas frases, Best fue mucho, muchísimo más que eso. Para personalidades como el mismísimo Bill Shankly o Matt Busby, George Best fue el jugador más completo que habían visto hasta el momento. Seguramente, hasta hoy, pocos jugadores con su calidad individual, su técnica y su capacidad para definir partidos se han visto en las islas británicas.

“En 1969 dejé las mujeres y el alcohol. Fueron los 20 peores minutos de mi vida”

George Best fue un extremo o mediapunta norirlandés que desarrolló su carrera, casi al completo, en el Manchester United. Después de su etapa en los ‘Red Devils’ Best se movió por equipos modestos, sin llegar a sumar una cantidad notable de partidos en ninguno de ellos. En Manchester dejó un recuerdo inolvidable. 179 goles en 470 partidos, su rendimiento y su carísma hacen que su legado sea eterno.

“Me compré una casa al lado del mar. Pero para llegar al mar había que pasar por el bar. Nunca he visto el mar.”

Jugó en el United entre 1963 y 1974, aunque a Best, que era ambidiestro, siempre le había gustado jugar a dos bandas. Y mientras jugaba con el balón jugaba con la botella. Otro ejemplo más del talento que ha hecho desvanecer el alcohol. Que habría sido de él y de su United si se hubiera centrado solo en la pelota, y se hubiera dedicado a lo que mejor se le daba, el fútbol.

Para la IFFHS, se encuentra en la posición 11 en el ránking de mejores jugadores de Europa, posición 16 en mejores jugadores del Siglo XX y, entre tantos otros logros, destaca su nombre en la lista de 100 jugadores más grandes del mundo, de FIFA 100. En el videojuego de EA Sports FIFA 20 tiene una carta de icono, que poseen aquellos futbolistas que tuvieron carreras brillantes, por ejemplo, Andriy Shevchenko, Paolo Maldini o Ronaldo Nazario.

“Cada vez que entraba en un bar había unas 50 personas invitándome a beber… y yo no se decir que no.”

El aeropuerto de Belfast lleva su nombre, que se lo pusieron poco después de su fallecimiento. Tal es la admiración de la ciudad de Manchester en él, que tiene una estatua en Old Trafford junto a Dennis Law y Bobby Charlton, con los que formaba la ‘United Trinity’. Sin duda, uno de los mayores talentos de la historia del fútbol, a nivel nacional e internacional. Amado por todos los seguidores del Manchester United y los aficionados al fútbol en general. 

El 20 de noviembre de 2005 se publica una foto a petición propia, en la que se ve a Best, en una cama de un hospital, en la que daba su último mensaje: “No mueran como yo”. El 25 de noviembre de ese mismo año, 5 dias después, se hacía oficial el fallecimiento de George Best en Londres, a los 59 años.

“Gasté mucho dinero en coches, alcohol y mujeres. El resto lo malgasté.”

Un jugador al que el alcohol no dejó brillar como tendría que haber brillado. Una bonita carrera con un triste final. Pero con una moraleja. Tras una larga lucha contra sí mismo, fue cuando no había vuelta atrás cuando decidió lanzar ese mensaje al mundo, y se dio cuenta de que no fue lo que pudo haber sido, y todo por él y el alcohol.

A %d blogueros les gusta esto: