#BayerLeverkusen || MICHAEL BALLACK, EL HIJO PRÓDIGO

Ballack fue uno de los nombres propios del éxito de un Bayer Leverkusen que se quedó a un paso de la gloria

El Bayer Leverkusen, equipo del oeste de Alemania nacido en el seno de la industria farmacéutica BAYER allá por el 1904, es uno de esos clubes que sirven para que jóvenes promesas den su nombre a conocer. Uno de esos futuribles fue Michael Ballack, el hijo pródigo.

Michael Ballack (Görlitz, 1976) es considerado como uno de los mejores jugadores alemanes de todos los tiempos gracias a su sacrificio dentro del campo tanto en ataque como en defensa.

Sus primeros contactos con el futbol profesional se dieron en el actual Chemnitzer donde en la misma temporada anotó 10 goles y dejando buenas actuaciones que le valieron para que el Kaiserslautern se fijará en él y contratara sus servicios en el verano de 1998. En el club de Renania tuvo un rendimiento espectacular llegando a los Cuartos de Final de la Copa de la UEFA en 1999.

El 1 de julio de 1999, El Bayer leverkusen pagó 4,8 millones de euros por Ballack. Rápidamente se adueñó del centro del campo del equipo aspirina, donde realmente desplegó su fútbol mas brillante. En su primera temporada jugó 23 partidos, anotó 3 goles y dios dos asistencias lo que le posibilitó a su equipo llegar con opciones al titulo liguero (por el que todavía hoy suspiran) pero un inesperado gol de Ballack hizo que el campeonato cayera del lado del Borussia Dortmund.

Pasó de héroe a villano en su segunda temporada. El Bayer Leverkusen desperdició una ventaja de 5 puntos sobre el Borussia Dortmund durante el tramo final de la Bundesliga, cayó en la final de la DFB-Pokal ante el Schalke 04 por un contundente 4-2 y en la final de la UEFA Champions League, Iker Casillas y una volea para la historia de Zidane les dejo a las puertas del éxito continental. El fracaso en la conquista del triplete hizo que Ballack pidiera su salida del club y recalara en el Bayern de Munich, el eterno rival. De esta forma Ballack se gano el rechazo de la afición obrera.

Toda aquella aversión se disipó cuando Ballack volvió al Leverkusen procedente del Chelsea con el que habia conquistado la Premier League. En su retorno al fútbol bávaro, Ballack compartió vestuario con leyendas del club como Simon Rolfes o Stefan Kießling. Ballack jugó dos temporadas en el Leverkusen hasta que en 2012 anunció su retirada que se produjo tras el partido con el Kaiserslauten dejando tras de si un buen palmares y el cariño de la afición aspirina

A %d blogueros les gusta esto: