#Holanda || FÚTBOL TOTAL: EL MEJOR SUBCAMPEÓN DE LA HISTORIA

Durante toda la historia, en todas las disciplinas, en todos los campos de la vida, el mejor siempre es el vencedor. Ese que siempre será recordado. ¿Acaso sabes quien quedó segundo el año que el Leicester gana la liga? Los perdedores, que han hecho un esfuerzo igual o mayor que los ganadores, siempre caen en el olvido, y nadie se acuerda de ellos. Pero en este caso es totalmente al revés. La selección que rozó la gloria en el Mundial 74’ siempre será recordada, incluso por más de uno por encima de la selección vencedora, Alemania.

Y si por alguna remota casualidad de la vida no te acuerdas o, más remoto todavía, nunca has oido hablar de ese equipo de ensueño, no te preocupes, en este artículo te cuento la historia de, para muchos, la primera selección moderna de la historia del fútbol: la naranja mecánica.

Para ponernos en contexto. Todo empieza en 1974, en el mismo mundial en el que ocurre la historia de Zaire. Si no sabes de esa historia puedes buscarla en la web, donde te contamos la increíble anécdota de la selección africana. En ese mismo año los Paises Bajos se clasifican por primera vez a una Copa del Mundo desde 1938. La ‘oranje’ era una selección intrascendente, que no suponía un problema para ninguna gran potencia. Hasta la llegada de dos hombres que cambiarían la historia del fútbol neerlandés: Rinus Michels y Johan Cruyff.

Marinus Jacobus Hendricus Michels nació en Amsterdam, en 1928. Fue futbolista del Ajax, pero su mejor momento llegaría desde los banquillos. Michels entrenó al combinado nacional hasta en 4 etapas diferentes. La primera, la de 1974, la más recordada y la mejor.

Como ya hemos dicho, Holanda era una selección indefensa. Desde 1938 no había participado en ninguna fase final de un Mundial. El año en el que Michels llega al banquillo del combinado nacional, consiguen una plaza para la fase de grupos de Alemania 74’ donde se enfrentarían a Uruguay, Suecia y Bulgaria. La selección holandesa consiguió avanzar en cada una de sus eliminatorias, gracias a un estilo de juego muy peculiar que implantó Rinus Michels: el fútbol total.

EL FÚTBOL TOTAL

En este estilo de juego no existen las posiciones dentro del campo. Todos juegan de todo. Una de las características es la posesión, con la que impedían que el otro equipo pudiera atacar. A parte de eso era un equipo que poseía una preparación física propia de otro planeta. Presionaban como auténticos locos los 90 minutos de cada partido, y de vez en cuando usaban la conocida como “presión en manada”, en la cual una cantidad considerable de jugadores iban en conjunto a por la pelota. Hacían lo que siempre nos han dicho que no hagamos, ir todos a por el balón.

Causado por la altura de las líneas de presión, los últimos hombres en la defensa siempre se quedaban, más o menos, sobre la línea de medio campo. Así, los jugadores rivales que recibieran balones a la espalda iban a estar la mayoría de veces en fuera de juego. 

Los holandeses en ese Mundial no solo contaban con la sabiduría del entrenador, grandes atletas, mucho esfuerzo y una inteligencia táctica poco común. A parte de eso contaban con algo que no se ha vuelto a repetir. Para muchos el mejor jugador europeo de todos los tiempos. Para muchos más, uno de los 5 mejores jugadores de la historia. La persona que cambió la historia del Fútbol Club Barcelona y de la selección holandesa tal y como las conocemos: Johan Cruyff.

Sin lugar a dudas, la pieza angular del proyecto de Michels. Es cierto que no jugaba solo, y que no iba mal acompañado. Neeskens, Rep, Krol… todos eran grandes jugadores, pero ninguno era capaz de igualarle. Poseía una calidad técnica increíble, una capacidad de sacrificio fascinante y siempre era el que se echaba al equipo a la espalda en los peores momentos. 

Para que la idea de Michels funcionara se necesitaban jugadores que tuvieran una calidad muy buena, ya que iban a jugar en todas las posiciones. Y si hablamos de calidad, él en eso iba sobrado. Lo de Johan era de otro universo, de otra galaxia. Parecía estar tocado por los Dioses. Pero al final, lo que parecía un equipo invencible, con un jugador invencible, acabó siendo vencido.

El cansancio acumulado tras tantos partidos, tantos minutos y tan poco tiempo para descnasar fue uno de los motivos que venció a los holandeses. La idea de Rinus Michels, llevada a cabo por jugadores como Cruyff o Neeskens fue derrotada en la final por Alemania, una selección que no hacía un fútbol de ensueño, pero que, como son los alemanes, cumplió con su deber. Un resultado de 2-1 a favor de la ‘mannschaft’ en la final supuso el fin de aquel equipo de “Fútbol Total”.

El fútbol le dio la espalda a ese equipo, pero quien sabe si se lo devolverá en el próximo Mundial. Con una generación con jugadores de la talla de Van Dijk, De Jong, De Ligt o Depay la selección holandesa es una de las grandes favoritas, y veremos si, finalmente, logran vengar a su pais 48 años después.

A %d blogueros les gusta esto: