Comenzaba la jornada 29 de la Premier League en Anfield, con un Liverpool – Bournemouth que nos dejó un 2-1 a favor de los locales.

Klopp no guardaba nada para Champions. Mané, Firmino y Salah arriba. El partido se les puso difícil con un gol del visitante en los primeros minutos, pero los de la ciudad de los Beatles supieron darle la vueta y poner fin a la mala racha que comenzó con el partido de Champions.

Las banderas y bufandas que tanto caracterizan a la famosa grada de animación Red

Antes de que empezara el partido, cantaba Anfield y vibraba todo Liverpool con su mítico You’ll Never Walk Alone. Echó a rodar el balón el verde e inició el dominio del líder.

El decimoséptimo en liga notó la presencia del tridente desde el minuto 1. 8 minutos de absoluto control del Liverpool que fue contestado con un gol por la escuadra de Bournemouth. En la primera posesión larga del equipo de Howe. Jefferson Lerma con una gran visión hizo un pase a Callum Wilsonm, que entre centrales remató dentro del área enviando el balón al fondo de la red. 0-1 para el Bournemouth. Nada pudo hacer Adrián.

Wilsonm remata solo a portería tras el pase de Lerma para poner el 0-1 en el marcador

Tuvo el 0-2 en un córner en el 15 Aké. Pero rápido reaccionó el Liverpool, cogió el balón y empezó a tocar y a buscarla. El Bournemouth se plantó muy bien atrás. Con una disposición táctica parecida a la del Atlético de Madrid. Poco espacio entre líneas y una férrea defensa a los laterales, que es por dónde más juego crea el Liverpool. En el minuto 25 un error en defensa precipitó el robó de Sadio Mané. El senegalés se la pasó a Mohamed Salah para que recibiera en el área y tras un recorte no perdonara definiendo de forma fantástica por la esquina inferior derecha de la portería defendida por Ramsdale. 1-1, tablas en el marcador. Décimosexto gol para el egipcio (3er máximo goleador en liga).

Mo Salah en el disparo que ponía el 1-1

El 1-1 cambió la disposición psicológica de los reds. Llegaban las ocasiones y el Bournemouth cada vez permitía más y más. Tras 10 minutos, un balón perdido en el centro del campo recuperado por Van Dijk -otro error forzado por la buena presión – dejaba totalmente solo ante el portero a Mané con un pase en profundidad. 2-1 al Liverpool. Remontada en 20 minutos.

Desde el segundo gol en el 33. Los restantes 12 minutos de la primera parte (+4 de descuento) se pintaron de rojo. El marcador y el fútbol se tiñó de rojo Liverpool. La mayoría de las ocasiones fueron por parte de los locales con algunas mínimas llegadas visitantes sin peligro.

Los jugdores del Liverpool saltando a Anfield con las banderas de “The Kop” detrás

Se encaminaban los 22 jugadores a vestuarios. 45 minutos de fútbol como solo en la Premier saben ofrecernos. Una remontada tras un giro de guion propio de Bong Joon-ho (director de Parásitos, ganadora del Óscar este año) que ponía contra las cuerdas al líder. El Liverpool cada vez se parece más al de antes del Atlético.

La segunda parte comenzó igual que terminó la primera. Los 11 del Bournemouth metidos en su campo esperando su oportunidad. Mientras, que el Liverpool aguantaba largos minutos con la posesión del balón.

Jugador del Liverpool y jugador del Bournemouth pelean un balón

Llegadas sin peligro del Liverpool en los primeros 15 minutos. Con un Klopp mucho más tranquilo y conservador con un resultado tan de cara, el Bournemouth comenzó a tener más posesión y a enseñarle a los locales lo que tenían. Milner se visitió de héroe en el 61 para sacar casi bajo la línea un gol cantado de Fraser que la picó ante la dubitativa salida del arquero español. Con un resultado tan escaso y un margen de gol mínimo. Esta ocasión le sirvió a los de Merseyside para subir el ritmo y no relajarse. Habría dolido mucho en la parroquia red que la primera ocasión del Bournemouth en la segunda parte hubiera ido dentro, como ocurrió en la 1ª.

Un balón dividido que pelea Fabinho con Billing

A partir del 70, la tuvo primero Firmino, después, Mané con un disparo imposible desde la frontal del área que se estrelló en la cruzeta y, más tarde, Salah con una parada de Ramsdale. El 3-1 estaba al caer.

Tras más de medio partido empezaban a decaer físicamente algunos juadores. Dejando ver las carencias de Alexander-Arnold, en uno de sus peores partidos de la temporada. Y la gran actuación de Aké, al que cada día se le queda más pequeño el Bournemouth.

Adrián saca un balón en profundidad con peligro del área

Los últimos minutos del partido fueron de defensa posicional a partir de pases cortos y precisos con el balón del Liverpool mientras, que el Bournemouth metido atrás no la buscaba “a lo loco”. Con este ritmo de juego acababa la cuenta regresiva para el final del encuentro. Que daba al Liverpool los 3 puntos en Premier tras 2 partidos seguidos perdiendo.

Un bache es un bache. El Liverpool ha sabido volver a encontrar el toque de antaño en el campo. Un partido, que pintó mal en los primeros minutos pero supieron afrontar los Reds para dar la vuelta al marcador y entablar un partido que por momentos parecía escapársele.

Firmino celebra un gol con Mané

Los próximos partidos que jugarán ambas escuadras serán los siguientes. El Liverpool jugará en Anfield para medirse al Atlético de Madrid en la vuelta de Champions el miércoles a las 21:00. El Bournemouth se enfrentará al Crystal Palace el sábado que viene a las 16:00 en liga.

FICHA TÉCNICA

Estadio: Anfield (53.323)

Liverpool FC: Adrián; Alexander-Arnold, Gomez, Van Dijk, Milner; Oxlade-Chamberlain (Lallana 84′), Fabinho, Wijnaldum; Mané, Firmino (Origi 90+2′) y Salah.

AFC Bournemouth: Ramsdale; Stacey, S. Cook (Simpson 19′) , Aké, Smith; Billing, Lerma (Gosling 81′), L. Cook; Stanislas (Solanke 68′), Wilson y Fraser.

Colegiado: Paul Tierney

Incidencias: Alisson se queda fuera de la alineación del Liverpool por una lesión en la cadera. Lesión de Steve Cook en el minuto 19. Posible lesión de Billing en el 83.

A %d blogueros les gusta esto: