#UDAlmería || JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZ: CAUSAS DE SU INMINENTE DESPIDO

Analizamos las razones por las cuales la continuidad del técnico madrileño pende de un hilo.

Se acerca el fin de la etapa de José María Gutiérrez como entrenador de la UD Almería. De hecho, durante el día de hoy, se ha entablado un almuerzo entre Mohamed El Assy y Juanma López (agente del por ahora técnico indálico) en un restaurante de la capital almeriense. Además, según ha comunicado Diario de Almería, el propio representante se ha marchado visiblemente enfadado. Por todo ello, nos debemos preguntar qué ha pasado para que el ex-jugador del Real Madrid acabe cesado tras haber transcurrido tan solo catorce jornadas ligueras bajo su mandato:

José María Gutiérrez, en el momento de ser expulsado en El Alcoraz. Fuente: LaLiga
  1. La mala racha: 1 punto de 12. Es la principal razón por la que Turki Al-Sheikh, segundado por Mohamed El Assy, se haya barruntado despedirlo. Las sensaciones no son nada buenas, pero la dinámica es peor. El equipo se está empezando a descolgar del ascenso directo y no muestra síntomas de mejora. De hecho, empeora los números de Pedro Emanuel. Por si fuera poco, los próximos encuentros no son para nada fáciles: Fuenlabrada en casa, Cádiz en el Carranza, Deportivo de La Coruña, Albacete en el Carlos Belmonte, Las Palmas y Real Zaragoza en la Romareda. Si se ha de realizar un cambio, debe ser ahora.
  2. Las sensaciones.: Previamente, hemos explicado que, si las sensaciones eran malas, los resultados eran aún peores. Sin embargo, esto no queda para nada exento de crítica, ya que es con lo que todo aficionado almeriense se queda. Desde el último encuentro de 2019 ante la SD Ponferradina ya podíamos vislumbrar que algo no iba bien: el equipo se dejó remontar en casa con errores defensivos inocentes. Además, venía previamente de caer en Copa del Rey ante el Tamaraceite. Cierto es que ganó ante el Lugo por goleada, aunque esto tan solo fue un espejismo de un equipo hundido. Durante los siguientes partidos (Oviedo y Extremadura), el conjunto rojiblanco no mereció ganar: en el primero de ellos, fueron salvador por un “leve penalti” sobre Corpas. Mientras, en el segundo, fue inexplicable cómo consiguió llevarse los tres puntos cuando fue claramente inferior durante todo el encuentro al club azulgrana. Ante Elche y Numancia, podemos dejar las sensaciones a un lado por los hechos polémicos y ajenos al juego del equipo, además de que el cuadro almeriense sí dio la cara en dichos encuentros. Sin embargo, el partido ante el Racing fue, sin duda, la gota que colmó el vaso: imprecisiones en la entrega, desconectados desde el primer minuto y barridos del campo por el colista de Segunda División en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Ante la SD Huesca, más de lo mismo: una primera parte para olvidar y una segunda que se salvó por detalles de calidad como el gol de Fran Villalba.
  3. Alineaciones excesivamente revolucionarias: Desde luego, la etapa del preparador madrileño no ha destacado por poseer una estabilidad deportiva. La línea defensiva ha cambiado en todos los encuentros: ha probado defensa de tres y de cuatro. Además, ha intentado alternar entre dos delanteros, un solo punta, un doble pivote, dos interiores, un mediapunta… demasiados cambios en un equipo que lucha por subir. Los futbolistas se vuelven locos sobre el terreno de juego ante la ambivalencia del dibujo táctico y las excesivas rotaciones. Sin ir más lejos, en el último partido disputad, contra el Huesca, se sucedieron seis cambios en el once.
  4. Jugadores fuera de posición: El último encuentro ante el Racing fue una consumación de este argumento. David Costas reflejó que no es lateral diestro. Tampoco Petrović es central, ni De la Hoz, ni Iván Martos… así como Corpas no es carrilero. Se trata de una razón de mucho peso, ya que el desconcierto en el vestuario se veía reflejado en el juego y en los resultados de las últimas fechas. Se tuvo todo el mercado de invierno para buscar reemplazos defensivos como objetivo primordial, algo que se realizó a medias. Para más desesperación de la hinchada rojiblanca, las suplencias de pesos pesados como René no han gustado nada.
  5. La fragilidad defensiva.: desde su llegada, el equipo ha encajado 20 tantos en tan solo 15 encuentros, es decir, recibe en promedio más de un gol por encuentro. Para un equipo cuyo único objetivo es ascender, se trata de un guarismo realmente preocupante. Más si cabe cuando, con Pedro Emanuel, recibieron 13 en 14 partidos, teniendo en cuenta además los cuatro tantos encajados en El Molinón.
  6. La famosa “rajada” de Soria y la continua falta de autocrítica: “Parecía que no queríamos subir. Habría que preguntar a los jugadores por qué se han plantado mejor en la segunda parte. No ganamos segundas jugadas, sufrimos en todo”. Sin duda, estas declaraciones marcaron un antes y un después en el futuro de José María Gutiérrez. El vestuario se sintió muy ofendido por estas palabras de su propio entrenador, quien no mostró autocrítica, sino que atacó de forma indiscriminada a unos futbolistas que realizaron un partido mediocre, pero no horrible. Además, durante los partidos ante Elche y Huesca (en este último fue expulsado por “reiteradas protestas”, criticó duramente al colegiado y a la RFEF: “parece que hay alguien ahí arriba que no quiere que el Almería suba a Primera”. Puede ser cierto que las últimas actuaciones arbitrales no hayan sido del todo positivas a favor del club andaluz, pero tampoco hay que olvidar que el equipo no entendió a qué se estaba jugando en El Alcoraz (sin ir más lejos) hasta el minuto 60 por poner un ejemplo.
José María Gutiérrez conversa con Darwin Núñez

Han sonado varios nombres para suplir a José María Gutiérrez, entre los cuales destaca el favorito por la afición almeriense: Francisco Rodríguez Vílchez, exjugador rojiblanco y ex entrenador del cuadro indálico durante su andadura en Primera División. Sin duda sería ideal para un club cuya ansiedad está atrapando a toda su masa social. Aportaría tranquilidad a un proyecto con demasiada autoexigencia, además de conocer más que nadie la provincia y tener experiencia contrastada.

Francisco Rodríguez, en su presentación como técnico de la UD Almería en la 2013/2014

Si, finalmente, Gutiérrez no fuera despedido esta semana, le quedaría una última bala: el partido ante el Fuenlabrada. Parece, por tanto, que se trata de un ultimátum en toda regla. Su futuro pende de un hilo.

José María Gutiérrez, durante un encuentro al frente de la UD Almería. Fuente: LaLiga