#RealMadridCelta || BATALLA CAMPAL POR LA LIGA

El partido que cerrará una nueva jornada de La Liga Santander tendrá lugar en el estadio Santiago Bernabéu , donde se enfrentará el Real Madrid y RC Celta de Vigo, con el objetivo muy marcado por ambos equipos; obtener los tres puntos.

El Real Madrid, que llega con la esperanza de seguir siendo líder en solitario, debe ganar o empatar para seguir con ventaja en la clasificación después de la victoria de su rival directo en la competición, el FC Barcelona. El conjunto blanco contará después de unos meses con la incorporación de Eden Hazard, dandole así más variantes en ataque para Zidane.

Por otra parte, el Celta de Vigo viene de ganar en su estadio ante el Sevilla FC, rival muy complicado. Los gallegos creen que es el mejor momento para enfrentarse al equipo madrileño en su estadio y confían en poder obtener puntos. En el caso de una victoria saldrían de puestos de descenso y obtendrían una buena dosis de moral para revertir la situación liguera.

El conjunto dirigido por Zinedine Zidane sin duda saldrá a ganar. Para ello no se sabe si el técnico francés contará con el belga en el once titular, teniendo en cuenta que es muy arriesgado puesto que una recaída podría suponer la pérdida de uno de los mejores jugadores del mundo de cara a la Champions, que está a la vuelta de la esquina. Tampoco se sabe qué tipo de esquema podría usar, aunque se prevee que sea un 4-3-3 ya que le ha estado dando rendimiento en estos últimos partidos.

Por el lado gallego pasa lo contrario. Eliminados de Copa su único objetivo ahora mismo es salvarse y mantenerse en primera división. Para ello Óscar García contará con toda su artillería por arriba, Smolov y Iago Aspas, su buen centro del campo, liderado por Rafinha y Denis Suárez y su línea defensiva con el nuevo fichaje de Murillo.

El ganar este encuentro es muy viable para ambos equipos. Una victoria da lugar a un paso muy importante para sus respectivos objetivos ligueros. Sin duda, el cierre de la jornada vendrá dado por un gran espectáculo protagonizado por dos equipos que no pierden en ningún momento la cara a ningún partido.