#SevillaAthletic|| GONZÁLEZ GONZÁLEZ, DE NUEVO SEÑALADO

Sevilla y Athletic cerraban su particular primera vuelta del campeonato liguero con un empate a 1 que no satisface a ninguno de los dos equipos en busca de sus respectivos objetivos.

En un partido donde el Sevilla mereció más, pero, con su poco eficacia arriba, no pudo aumentar su ventaja, González González “ayudó” a qué esa ventaja no se viese aumentada en el marcador. Y es que el colegiado tomó varias decisiones que no sentaron bien a la parroquia sevillista, la cual se marchó bastante mosqueada no solo por estas decisiones, sino también por el juego de su equipo en ataque.

Si bien el Athletic no le puso las cosas fáciles al Sevilla, ya sea por un motivo u otro, el equipo vasco defendió su resultado con uñas y dientes hasta el pitido final, aunque algunos de sus jugadores como Unai Núñez o Íñigo Martínez debieron tener algún tipo de sanción mayor al finalizar el encuentro.

Por ejemplo, esta acción del defensor del Athletic no se saldó con una sanción mayor y Núñez se marchó del Sánchez-Pizjuán con tan solo una amarilla, al igual que su compañero Íñigo Martínez, quién en la primera mitad cortó un claro contraataque del equipo andaluz cometiendo falta sobre Ocampos, y González González no le mostró la tarjeta amarilla. También se pitó el final del partido vario segundos antes de que se llegara al tiempo fijado para finalizar el encuentro.

Además, el conjunto de Nervión tiene sus peores registros en Liga y Copa del Rey cuando González González dirige el encuentro. En total, de 33 partidos arbitrados, 19 de ellos acabaron en derrota sevillista, un dato que no sorprende viendo el encuentro de ayer.

Aunque es cierto que el Sevilla no ganó por culpa de las decisiones arbitrales, sino por su mal juego en ataque, si que tenemos que tener en cuenta que con otra vara de medir, las cosas ayer pudieron acabar muy diferentes a como acabaron en realidad.