#Malaga || ¡LLÉVENSE LO QUE DESEEN, ESTAMOS DE LIQUIDACIÓN!

El fútbol, como es universalmente sabido, produce momentos preciosos y no tan preciosos para el aficionado, pero normalmente se dan en el terreno de juego. Pero existen otros problemas, los cuales son notoriamente peores de sufrir, y es que se suelen ver en los despachos, aún que en el caso del Málaga Club de Fútbol, hacemos una visita al mercado invernal, oficinas de Martiricos y al juzgado, el cual se ha convertido en la única posibilidad de arrancar a Abdullah Bin Nasser Al-Thani la entidad costasoleña de sus manos.

La historia del club boquerón ya se conoce, no solo en España entera, sino en gran parte del continente, con importantes periódicos haciéndose eco de la precaria situación que viven los blanquiazules. Pero solo los aficionados que conviven con ella día sí día también saben con mayor profundidad de qué estamos hablando. Y es que, actualmente, de acuerdo con Marca, la plantilla del cuadro andaluz se encuentra en el mercado en su totalidad, esperando así conseguir los cinco millones que equilibrarían su limite salarial, necesitando despues de esos cinco, algo más para salir adelante como es lógico.

Antes de que abriera el mercado sus puertas ya existían rumores, relacionando a los jugadores de mayor importancia en el club con equipos principalmente en primera división. Es por ejemplo el caso de Adrián, capitán malaguista e indiscutible tanto en el once como en el vestuario, se ha convertido en una clara representación del malaguista medio. Ha sido vinculado a Espanyol y Granada, con más fuerza a los catalanes, pero su salida sería sin lugar a dudas una de las más dolorosas para la hinchada.

Otro que se encuentra en la lista de posibles traspasados es el albanés Keidi Bare. El pitbull llegó la temporada pasada procedente del Atlético de Madrid, siendo un fichaje principalmente para el filial, pero desde que llegó no ha dejado de disputar LaLiga Smartbank salvo parón de selecciones, donde es un habitual. El 35 malaguista es otro de los más queridos por la parroquia andaluza, pero su deslumbrante trayectoria desde que llegó le brindan el mayor número de papeletas para salir, sumándole a eso su corta edad (22). Está en la preselección de muchos primeras, a pesar de no haber trascendido nombres aún.

El tercer malaguista que forma la tripleta dolorosa, es el canterano del momento, Antonio Cortés Heredia Antoñín. El de La Palmilla es el orgullo malagueño. Con el 38 a la espalda, cada cabalgada que presenta en La Rosaleda es un motivo de aplauso, y un gol blanquiazul se celebra más aún si el speaker grita “¡Gol del Málaga, gol del número 38, Antoñín!“. El veloz atacante saldrá, pero existe una vía que reduciría parte de las penas de los boquerones, pues se conoce que existe la posibilidad de que algún club compre al jugador por 3 millones de € -precio de la cláusula, que se antoja ridículo- y que permanezca cedido en la entidad malagueña. Getafe, Leganés, Espanyol, Betis y Villarreal son los equipos más interesados en el malagueño. Los primeros mencionados ya realizaron una insuficiente oferta (rechazada) por el palmillero, muy por debajo de su cláusula de rescisión.

No todas las salidas deberían doler a la afición, pues son posibles las salidas de Keko, quien está en el punto de mira del Rayo Vallecano, Lorenzo González, quien no ha ofrecido el rendimiento esperado y Esteban Rolón, aún con cartel al otro lado del charco. Álex Mula, quien no fue inscrito en la competición por el problema con el limite salarial, está decidido a salir del club como sea, y es el Real Oviedo el mejor posicionado para hacerse con los servicios del catalán, aún que no saldrá nadie sin beneficio económico. También se espera la salida de Juanpi, quien interesa bastante en Turquía y por quien se podría obtener una buena cantidad en cuanto a ingresos, a parte de liberar uno de los sueldos más altos del plantel, prohibitivo teniendo en cuenta la situación actual.

En cuanto a llegadas, LaLiga permite el fichaje de un jugador por el sueldo mínimo, y se reforzará la delantera. Son muchos los arietes que han sonado, entre ellos Sekou Gassama (Almería), Barbero (Osasuna), Giussepe Rossi (libre), César Díaz (Castellón) y Pedro Martín (Nástic). Son solo una parte de los candidatos entre los que tendrá que elegir Manolo Gaspar, director deportivo. También ha sonado el retorno del central Sergio Sánchez y el actual jugador del Valladolid Álvaro Aguado, ambos en forma de cesión.

Lo que sí que parece seguro es que puede ser el mercado de fichajes más doloroso de la historia del club, el cual viene habituando a recomponerse a importantes pérdidas, está por ver como lo hará en esta ocasión, con el fantasma de la desaparición más cerca de lo que debería. Desde luego, el 2020 no empieza de la mejor manera en el Paseo de Martiricos, en lo que será a ciencia cierta una sangría sin parches. Ésto es Málaga, vengan y llévense lo que deseen.